« Volver

Bacalao al pil pil

Recetas de pescados y mariscos

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

60 min
(272)
Duración
Dificultad
272 Puntuación
Cómo hacer bacalao al pil pil
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 5 min
Tiempo de preparación: 60 min
Precio por ración:

desde 1,85 euros*

CÓMO PREPARAR BACALAO AL PIL PIL:

  1. Pelamos y laminamos los dientes de ajo. En una sartén, freímos los ajos con todo el aceite de oliva hasta dorar. Los reservamos en un plato con papel absorbente ayudándonos de una espumadera para seguir utilizando el aceite de oliva.
  2. Cortamos el bacalao en porciones similares, lo cocinamos en el aceite anterior con la piel hacia arriba a fuego medio-bajo durante 3 -4 minutos y reservamos aparte también.
  3. Colamos el aceite a un bol y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente. Cuando el aceite esté atemperado, lo vamos ligando de poco en poco en una sartén fuera del fuego realizando movimientos circulares hasta terminar el aceite o conseguir la cantidad de salsa que deseemos. En caso de que se nos haga muy costoso, podemos ayudarnos de un colador para agilizar el proceso.
  4. Una vez ligada la salsa pil pil, la calentamos y añadimos el bacalao, esta vez con la piel hacia abajo. Cocinamos durante 1 minuto, emplatamos, decoramos con las láminas de ajo reservadas, hojas de perejil y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Esta elaboración, es un plato típico de la cocina vasca, que destaca por su sencillez, ya que consta de pocos ingredientes, sin renunciar a un sabor característico, ¡a veces no hace falta mucho para tener platos sabrosos!

A nivel nutricional, es un plato que incluye proteínas de calidad, a partir del bacalao, así como grasas saludables que provienen del aceite de oliva. No tenemos que olvidar que un plato puede ser denso calóricamente sin dejar de ser saludable en su composición. Esto no impide que pueda consumirse habitualmente, únicamente tendremos que ajustar la ración a nuestras necesidades. Es un plato ideal para acompañar con alguna variedad de verduras de primero o a modo de guarnición, pudiendo completar el plato con algún tipo de hidrato, como por ejemplo, patatas asadas.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado: El bacalao es uno de los pescados blancos más versátiles en cocina. Por su textura y sabor, va perfecto en guisos, como un marmitaco, en escabeche, al horno, o en buñuelos. Es uno de los alimentos o platos estrella en Semana Santa. Destaca también por estar presente en muchos platos típicos de diferentes regiones, como él bacalao a la Vizcaína o a la Riojana, por ejemplo.

Este pescado es fuente de proteínas de alto valor biológico, vitaminas, como B6 y B12, y minerales, como el selenio y el fósforo. Tiene un perfil graso bajo, aunque la mayoría de esa grasa es omega-3. No olvidemos que su cantidad es muy inferior a la que nos aportan pescados azules.
El bacalao en su punto de sal, a diferencia de la opción en salazón, no ha madurado en sal, aunque se le añade una pequeña cantidad de la misma, consiguiendo un sabor más suave.

*PVP aproximado por ración para una persona. Consulta nuestros precios en tu tienda Lidl más cercana.