« Volver

Bacalao confitado con salsa de espárragos

Recetas de pescados y mariscos

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

70 min
(28)
Duración
Dificultad
28 Puntuación
Cómo hacer bacalao confitado con salsa de espárragos
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 40 min
Tiempo de preparación: 70 min

CÓMO PREPARAR BACALAO CONFITADO CON SALSA DE ESPÁRRAGOS:

  1. Para la salsa de espárragos: partimos la cebolleta en porciones y la rehogamos en una olla con aceite de oliva. Cuando esté transparente, añadimos las patatas peladas y cascadas, y rehogamos también. Cortamos los espárragos en tercios y guardamos las puntas para decorar después.
  2. El resto, lo incorporamos a la olla junto a la crema de bogavante. Hervimos el conjunto durante 30 minutos aproximadamente, vertemos en un vaso batidor, salpimentamos y trituramos hasta conseguir una textura homogénea. Reservamos.
  3. Para el bacalao confitado: hacemos un corte en los dientes de ajo sin pelar y los ponemos a calentar en una olla con abundante aceite a fuego medio-bajo. Cuando empiece a burbujear, colocamos los lomos de bacalao con la piel hacia abajo y cocinamos durante 5 minutos. Damos la vuelta, cocinamos otros 5 minutos y reservamos en un plato con papel absorbente.
  4. Para la decoración: cortamos el puerro en juliana y lo rebozamos en un poco de harina. Freímos y retiramos a otra fuente con papel absorbente. Emplatamos una lágrima de salsa de espárragos, colocamos sobre ella un lomo de bacalao y culminamos con el puerro crujiente. Decoramos con 3 puntas de espárrago por ración, unas pocas huevas, hojas de albahaca y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Si queremos tener un plato rápido de cocinar, sin ser demasiado elaborado, esta es una buena alternativa. Seguro que sorprendemos a nuestra familia y amistades con este plato. Es un plato completo y denso calóricamente hablando. Tenemos hidratos de carbono que aportan las patatas, una fuente de proteínas de calidad con el pescado y la grasa cardiosaludable del aceite de oliva.

Sería un estupendo plato principal, sin olvidar el repartir una ración no demasiado grande, y acompañarlo de una buena ración de verduras, tanto en el mismo plato como en un primero en forma de ensalada o crema de verduras. Podemos usar una harina sin gluten o harina de maíz, así como revisar que el resto de ingredientes estén etiquetados sin gluten para tener una receta apta para personas con celiaquía. Podemos usar soja texturizada gruesa para sustituir al bacalao y tener una receta vegana. Tendríamos también que evitar utilizar las huevas en la decoración al emplatarlo.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

El bacalao es uno de los pescados blancos más versátiles en cocina. Por su textura suave y sabor neutro, va perfecto en guisos como el marmitaco, en escabeche, al horno, o en buñuelos. Destaca también por estar presente en muchos platos típicos de diferentes regiones, como el bacalao a la Vizcaína o a la Riojana. También, podemos usar técnicas de cocina distintas, como la de esta receta en la que confitamos el bacalao. Básicamente consiste en cocinar el producto en un medio graso, en este caso aceite de oliva, a baja temperatura, entre 60 y 90ºC hasta que esté hecho. Esto le aporta una textura más jugosa.
Este pescado es fuente de proteínas de alto valor biológico, vitaminas, como B6 y B12, y minerales, como el selenio y el fósforo. Tiene un perfil graso bajo, aunque la mayoría de esa grasa es omega-3. No olvidemos que su cantidad es muy inferior a la que nos aportan pescados azules.