« Volver

Banana cake sin azúcar

Recetas para niños

Recetas a partir de 3 años

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

40 min
(75)
Duración
Dificultad
75 Puntuación
Cómo hacer banana cake sin azúcar
Imprimir Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de preparación: 40 min

Es importante ofrecer a los niños dulces sin azúcar, para que de esta forma su paladar no se acostumbre a sabores excesivamente dulces. La fruta y la fruta seca (como los dátiles o las pasas) son dos opciones ideales para endulzar preparaciones como pasteles y no tener que utilizar azúcar en la preparación de la receta del banana cake. En esta receta, además, utilizaremos el plátano, que por su sabor dulce es ideal para dar un toque dulce a un pastel.
Esta receta de banana cake es de fácil preparación, así que los más pequeños de la casa pueden ayudar en su preparación. Puedes utilizar nueces o cualquier otra variedad de fruto seco como las almendras o los anacardos, y para hacer la carita puedes utilizar las frutas que desees. ¿Estás listo para cocinar este delicioso pastel de plátano en familia?

CÓMO PREPARAR UNA BANANA CAKE SIN AZÚCAR:

1. Con la ayuda de una batidora trituramos los plátanos junto con las pasas, la leche y el aceite de oliva hasta que quede una mezcla homogénea.

2. En un bol mezclamos la harina tamizada junto con una pizca de sal, la canela, el bicarbonato y la levadura en polvo. Añadimos a la mezcla del plátano y removemos todo el conjunto muy bien. Incorporamos las nueces en trocitos pequeños.

3. Distribuimos la mezcla en un molde de silicona tipo plum cake (o uno metálico previamente untado con mantequilla y harina) y horneamos durante 40-45 minutos a 180º C (hasta que al pinchar con un palillo salga limpio).

4. Dejamos enfriar bien, desmoldamos el pastel y cortamos en porciones. Decoramos cada porción con una carita sonriente: empleamos unas rodajas de melocotón y unos arándanos partidos por la mitad para hacer los ojos y finalmente con un trocito de fresa hacemos la carita sonriente.

¡Y ya está listo este delicioso pastel de plátano o banana cake decorado con una carita sonriente perfecto para desayunar o merendar!