« Volver

Boniato con salsa de queso fresco

Recetas de verduras

Recetas vegetarianas

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

40 min
(266)
Duración
Dificultad
266 Puntuación
Cómo hacer boniato con salsa de queso fresco
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 25 min
Tiempo de preparación: 40 min

CÓMO PREPARAR BONIATO CON SALSA DE QUESO FRESCO:

  1. Para el boniato: lo lavamos, cortamos en bastones y los disponemos en un bol amplio, rociamos de aceite, removemos y reservamos.
  2. En un bol aparte, juntamos la harina fina de maíz con el queso Manchego y el queso Gran Reserva rallados. Incorporamos el pimentón, el ajo, el comino, el orégano, la sal y mezclamos todo.
  3. Vertemos la mezcla sobre el boniato y volvemos a remover el conjunto.Extendemos los bastones de boniato sobre una bandeja con papel de hornear y horneamos durante 25 minutos a 190 ºC. Emplatamos.
  4. Para la salsa: picamos la cebolleta y la albahaca y las guardamos en un bol. Añadimos el queso fresco, la mayonesa, la mostaza y salpimentamos. Removemos hasta conseguir una salsa homogénea, acompañamos el boniato y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Puede que esto cree controversia, pero había que decirlo: hay vida más allá de las patatas, tanto para hacerlas fritas como al horno. Un ejemplo es el uso del boniato, que nos permite sustituirlo por la patata en prácticamente todas las recetas que se nos ocurra.
Este entrante, puede ser ideal para comidas familiares o con amigos, y nos permite jugar con los contrastes de sabores, ya que el boniato es algo más dulce que la patata, y encaja muy bien con los sabores de las especias e incluso con este ejemplo de salsa.
No olvidemos, que, aunque tenga ese toque dulce, sigue siendo un tubérculo, por lo que también será una receta densa calóricamente hablando y proporciona básicamente hidratos de carbono. Puede ser un entrante a compartir, junto con una buena fuente de verduras, así como una ración de proteína de buena calidad como puede ser pescado, carnes o legumbres, por ejemplo. Ya que el boniato es una opción sin gluten, deberíamos revisar que el resto de ingredientes estén etiquetados sin gluten para tener una receta apta para celíacos. Si queremos tener una receta vegana, podríamos usar alguna opción de queso vegano, por ejemplo, a base de anacardos junto con una veganesa para sustituir en la receta de la salsa. También podemos usar únicamente un tofu sedoso junto con una mezcla de harina de garbanzo y agua, para tener la misma textura en la salsa sin utilizar ni mayonesa ni queso.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado: El boniato o batata, también llamada patata dulce, es un tipo de tubérculo. Existen muchas variedades, la más conocida es el boniato de color naranja, aunque empieza a verse en nuestros supermercados la versión morada. Es un alimento muy versátil en la cocina, que nos permite usarlo tanto en guisos y horneado o al microondas. Al tener una textura más jugosa y un toque dulce en comparación a la patata, nos permite usarlo para cremas, bizcochos o elaboraciones parecidas. Esto nos puede venir muy bien para reducir el azúcar que añadimos a estas recetas, mejorándolas un poco.

Podemos usarla cocida y horneada, ya que es una buena opción saciante para alternar y no utilizar siempre pastas y cereales. A nivel nutricional, a parte de ser una fuente de hidratos de carbono, también aportan vitaminas como C y A, así como minerales cómo el magnesio, calcio y potasio. Destacar también que, si las hervimos o guisamos, y las dejamos enfriar, obtenemos un almidón resistente, que ayuda a nuestra microbiota y sirve como un prebiótico. Tras dejarlas enfriar, podemos calentarlas para consumirlas cuando queramos.