« Volver

Brocheta de langostinos, sepia y piña

Recetas de pescados y mariscos

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

22 min
(73)
Duración
Dificultad
73 Puntuación
Cómo hacer brocheta de langostinos, sepia y piña
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de preparación: 22 min

Materiales:

-Palos de brocheta

CÓMO PREPARAR BROCHETAS DE LANGOSTINOS, SEPIA Y PIÑA:

  1. Para las brochetas: cortamos la sepia en porciones y la piña pelada en triángulos y reservamos los recortes de piña para utilizarlos en la salsa. Montamos las brochetas pinchando un langostino pelado, seguido de la sepia y la piña. Repetimos el proceso una vez más intercalando de nuevo los tres ingredientes y reservamos.
  2. Para el aliño: en un bol, mezclamos el aceite de oliva con la mostaza, la cebolla en polvo y el perejil. Salpimentamos y untamos nuestras brochetas.
  3. Cocinamos las brochetas por los dos lados en una sartén amplia, pintándolas con el aliño sobrante si fuera necesario. Las disponemos en una bandeja.
  4. Para la salsa: batimos ligeramente los quesos con la piña picada que hemos reservado. Añadimos el tabasco, la ralladura de limón y su zumo y mezclamos. Servimos la salsa en un bol, acompañamos de las brochetas y...¡ya están listas para disfrutar!

CONSEJOS PARA PREPARAR UNAS BROCHETAS DE LANGOSTINOS, SEPIA Y PIÑA:

  • Para hacer la receta vegana, sustituimos los langostinos y la sepia por verduras como champiñones, calabacín o berenjena; y hacemos la salsa con un yogur vegetal, por ejemplo.
  • Si no disponemos de palos de brocheta, podemos saltear los ingredientes en una sartén y servir el conjunto en un plato.
  • Para asegurarnos de que se extienda el aliño de forma más homogénea, es conveniente que utilicemos un pincel de cocina.
  • Si no nos gusta el picante, podemos utilizar otro condimento como la salsa de soja para darle otro toque a la elaboración.
  • Es importante que la sartén esté muy caliente para cocinar los ingredientes de manera rápida y no se sobre cocinen.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Cuando consumimos marisco, solemos pensar en entrantes o primeros platos, y generalmente los cocinamos a la plancha o cocidos. Podemos ser algo más creativos y hacer recetas como esta, en la que combinamos varios tipos de pescados y mariscos con fruta. En cocina, sólo se usa la piña en las pizzas. Su sabor cítrico y algo dulce, puede dar un buen contraste en este tipo de platos. 

A nivel nutricional, en esta receta tenemos el aporte de fuentes de proteína de calidad que provienen de los langostinos y la sepia. Es un buen entrante, para tener alternativas rápidas y saludables. También podemos completar esta opción con una buena ración de verduras y podríamos tener un plato principal. 

Siempre que los ingredientes etiquetados no indiquen que pueden contener gluten, tendríamos una receta apta para personas con celiaquía. Podríamos usar una mezcla de tempeh, tofu y soja texturizada para hacer brochetas veganas. Usaríamos quesos veganos junto con tofu silken para tener una salsa sedosa. Si queremos tener un sabor parecido, podemos añadir algas al tofu o tempeh al cocinarlos a la plancha.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

Dentro del grupo de los mariscos, incluimos los langostinos, aunque en realidad pertenecen a la familia de los crustáceos, como la langosta, cangrejos o camarón. Suelen cocinarse a la plancha, al ajillo o cocidos. También, como en esta receta, acompañados con alguna salsa.

Aunque sea más frecuente usarlo a modo de entrantes, podemos usarlos en muchos tipos de elaboraciones siendo incluso platos principales, por ejemplo, en guisos, junto con pastas o arroces, o en ensaladas. Es un alimento muy versátil para diferentes tipos de técnicas culinarias y que combina muy bien con muchas formas de especiar.

Suele ser un producto generalmente no muy económico, por lo que es más frecuente en celebraciones como bodas, banquetes o fiestas navideñas. También es más frecuente su uso en zonas costeras.

Es una fuente de proteínas de calidad, así como de vitaminas y minerales como la B3, B9, B12, así como selenio, magnesio o hierro, entre otras. Aunque no tiene mucha grasa, cabe destacar que su perfil lipídico también es saludable. Esto hace que sean un alimento apto para consumir de manera frecuente.