« Volver

Calamares rellenos con salsa de cebolla

Recetas de pescados y mariscos

Recetas de verduras

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

30 min
(135)
Duración
Dificultad
135 Puntuación
Cómo hacer calamares rellenos con salsa de cebolla
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 65 min
Tiempo de preparación: 30 min

CÓMO PREPARAR CALAMARES RELLENOS CON SALSA DE CEBOLLA: 

  1. Para los calamares: limpiamos los calamares, separando el cuerpo de los tentáculos y reservando el cuerpo. Cortamos los tentáculos en porciones y los cocinamos en una sartén con aceite junto con la cebolla y el pimiento cortados en dados.
  2. Agregamos el tomate triturado, el vino blanco y cocinamos el conjunto durante 10 minutos aproximadamente. Salpimentamos, agregamos el perejil picado y removemos.
  3. Rellenamos el cuerpo reservado de los calamares con el conjunto anterior y cerramos con un palillo. Repetimos el proceso hasta terminar con los calamares y reservamos en una fuente.
  4. Para la salsa de cebolla: rehogamos la cebolla cortada porciones en una olla con aceite. Agregamos la harina fina de maíz diluida en el caldo de pescado y cocinamos hasta espesar. Agregamos las almendras y trituramos en la misma olla hasta conseguir una salsa homogénea.
  5. Disponemos los calamares rellenos y cocinamos durante 15 minutos a fuego medio. Servimos en el plato que más nos guste y… ¡a disfrutar!

CONSEJOS PARA PREPARAR UNOS CALAMARES RELLENOS CON SALSA DE CEBOLLA:

  • El truco para separar correctamente el cuerpo de los tentáculos es coger firmemente los tentáculos y, sin dejar de presionar su cabeza, tirar hacia afuera. Una vez separados, desechamos el interior de los calamares (vísceras).
  • Agregando los tentáculos de calamar al relleno, incrementamos el sabor a mar de la receta y jugamos con las texturas.
  • Para rellenar los calamares, nos ayudaremos con una cucharilla de café, ya que tiene la medida perfecta para introducir el relleno sin que se nos caiga nada.
  • Los palillos nos ayudan a que la apertura del calamar, una vez cocinada, se selle bien y no se salga el relleno al servirlos. Suele ser habitual servir los calamares con palillo y que sea el comensal el que lo retire.
  • Las almendras aportan cuerpo y espesor a la salsa.
  • Cuando cocinemos los calamares en la salsa de cebolla, evitaremos moverlos en exceso para que el relleno no salga. Podemos darle la vuelta con ayuda de dos cucharas de madera.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN: 

Muchas veces no se nos ocurren ideas de cómo cocinar algunos alimentos, y siempre recurrimos a formas sencillas, como es hacerlos a la plancha. Eso suele pasar con los calamares. Aquí tenemos una idea de calamares rellenos, que permite hacer un plato rápido, con poca dificultad y con el que tenemos un plato principal ideal para cualquier ocasión. Tenemos una buena ración de verduras junto con el calamar, que es una fuente de proteínas de calidad. Si nos aseguramos que todos los ingredientes están etiquetados sin contener ni gluten ni trazas, tenemos una receta apta para personas con celiaquía.

Podríamos hacer una versión vegana rellenando una verdura como pimiento o berenjena, habiéndola marinado previamente. En el relleno, podríamos añadir tofu envuelto en alga nori, para mantener un sabor parecido.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

El calamar, uno de esos alimentos que no falta en las cartas de restaurantes españoles. Es un alimento muy utilizado en diferentes gastronomías, además de la española. Por ejemplo, en la cocina japonesa o italiana. Es muy importante ajustar los tiempos de cocinado, ya que su carne se endurece si se cocina en exceso.

En nuestra gastronomía, lo más habitual es cocinarlos a la plancha o rebozados. Y si hablamos de calamares rebozados, el bocadillo de calamares es uno de los más populares en Madrid.

A parte de cocinarlo rebozado o a la plancha, también pueden hacerse en su tinta, en guisos o como en esta receta: rellenos. Del calamar se consume tanto el cuerpo, como las patas y tentáculos e incluso se utiliza su tinta para cocinarlos.

Es un cefalópodo que englobamos dentro de la categoría de mariscos y derivados. Constituye una buena fuente de proteínas, minerales y vitaminas cómo A, E, ácido fólico y B12 así como fósforo, yodo o magnesio, entre otras.