« Volver

Chuletas de cerdo con manzana

Recetas de carne

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

40 min
(114)
Duración
Dificultad
114 Puntuación
Cómo hacer chuletas de cerdo con manzana
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 15 min
Tiempo de preparación: 40 min
Precio por ración:

desde 1,25€ euros*

CÓMO HACER CHULETAS DE CERDO CON MANZANA:

  1. Salpimentamos las chuletas de cerdo por ambos lados y las sellamos en una sartén amplia con aceite de oliva. Cuando estén doradas, las reservamos en una fuente.
  2. En la misma sartén, agregamos los dientes de ajo pelados aplastados y la cebolla cortada en juliana. Cuando la cebolla esté transparente, disponemos las chuletas reservadas y vertemos la cerveza. Reducimos hasta que el alcohol se evapore.
  3. Agregamos las manzanas con piel en gajos, los espárragos en porciones y el caldo de pollo y cocinamos 10 minutos a fuego medio.
  4. Cuando las chuletas estén tiernas, agregamos un poco de harina fina de maíz para espesar la salsa y echamos perejil. Removemos, servimos en el plato que más nos guste y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

En la cocina, es habitual el uso de bebidas alcohólicas para darle sabor a los platos. Puede usarse para flambear un plato, consiguiendo que quede crujiente y dándole un efecto más vistoso a la presentación del plato. También se usa para guisar carnes o pescados, como en este ejemplo. En el uso de la cerveza, el plato más conocido es el pollo a la cerveza.

Aquí tenemos una receta en la que añadimos cerveza a unas chuletas de lomo. La concentración de alcohol en el plato depende del tiempo de cocción y temperatura, para tener la menor cantidad posible deberíamos cocinar o guisar el plato un mínimo de 2 horas aproximadamente para tener una concentración de un 5%. Esto es importante remarcar porque no es un plato apto para consumo frecuente, y deberíamos tener cuidado en mujeres embarazadas y niños, casos en los que se debería no utilizar alcohol. Podríamos usar cerveza sin alcohol en su lugar.

En cuanto al plato, tiene una proteína de calidad que aporta el cerdo, así como una ración de fruta y verduras. Es el ejemplo de que podemos usar las frutas en la cocina sin tener que dejarlas sólo para la repostería. La cantidad de verdura es baja, por lo que sería ideal acompañar el plato con una ración de verduras, por ejemplo, en forma de ensalada o guarnición.

Podríamos utilizar caldo de verduras y seitán, tempeh o soja texturizada de grano grueso, para tener una receta vegana. Al usar harina de maíz, no tenemos, a priori, ningún alimento con gluten, pero deberíamos revisar las etiquetas de los alimentos para asegurarnos que ninguno pueda contener trazas, para tener así una receta apta para personas con celiaquía.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

En España, la carne de cerdo es una de las más usadas, debido en parte a que somos uno de los mayores productores mundiales. Tener más número de cerdos en España que habitantes es la prueba de ello. Dentro de las partes del cerdo, el lomo, solomillo y la chuleta son de las partes más utilizadas. Se puede preparar de muchas formas, aunque las más frecuentes son a la plancha, a la brasa o al horno. Siempre es importante no olvidar añadir una buena ración de verduras a modo de guarnición o primer plato.

La carne de cerdo está dentro de las carnes rojas. Se diferencian de las que llamamos carnes blancas porque tienen, dependiendo del corte, un aporte mayor de grasa saturada, entre otros aspectos. También tienen un mayor contenido de hierro. Es una fuente de proteínas de calidad, así como minerales como el mencionado hierro, zinc o fósforo. También aporta vitaminas del grupo B como B6 o B12. Podría incluirse una vez por semana, siempre que elijamos un corte magro fresco o congelado. Tanto el lomo como las costillas, tienen un contenido graso más bajo, por lo que entraría dentro de las opciones que hemos comentado.

*PVP aproximado por ración para una persona. Consulta nuestros precios en tu tienda Lidl más cercana.