« Volver

Crema fría de espárragos

Recetas de cremas y sopas

Recetas de verduras

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

65 min
(75)
Duración
Dificultad
75 Puntuación
Cómo hacer crema fría de espárragos
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 25 min
Tiempo de preparación: 65 min

Materiales:

- Palos de brocheta pequeños

CÓMO PREPARAR CREMA FRÍA DE ESPÁRRAGOS:

  1. Para la crema de espárragos: pelamos la cebolla, la cortamos en dados y la rehogamos en una olla con aceite de oliva hasta que esté dorada. En ese momento, añadimos los espárragos en porciones (reservando las puntas), la patata cascada, removemos y rehogamos un par de minutos más.
  2. Vertemos el caldo de cocido y cocemos durante 25 minutos a fuego medio. Agregamos a un vaso para batir, añadimos la leche evaporada, las hojas de perejil y batimos el conjunto hasta conseguir una crema homogénea.
  3. Servimos en los boles o vasos que más nos gusten. Para la brocheta: doramos las puntas de espárrago reservadas en una sartén con aceite de oliva junto con los corazones de alcachofa en cuartos.
  4. Enrollamos los espárragos con las anchoas en aceite, los pinchamos en la brocheta junto con las alcachofas, las disponemos en la superficie de los vasos y… ¡a disfrutar!

CONSEJOS PARA PREPARAR CREMA FRÍA DE ESPÁRRAGOS:

  • Podemos sustituir los espárragos blancos por espárragos trigueros enteros y sin pelar, para aprovechar el producto en su totalidad.
  • Si queremos elaborar una receta de aprovechamiento, podemos utilizar las patatas sin pelar cociéndolas 5 minutos más.
  • Si os gustan las cremas más cremosas o más líquidas, hay dos opciones:
  • Para más cremosas: utilizar un poco más de patata o menos caldo
  • Para más líquida: utilizar menos patata o suprimirla, o añadir más caldo al cocer o batir.
  • Al cascar las patatas ayudamos a que el almidón de las patatas salga y la salsa espese de forma natural sin necesidad de añadir ningún espesante.
  • Os recomendamos batir con vaso batidor porque se consigue una crema más suave y una mezcla más homogénea que con la batidora de brazo, pero perfectamente se puede hacer con una de brazo.
  • No sazonamos la crema porque las anchoas y las aceitunas son ingredientes salados que hacen que evitemos añadir más sal.
  • Esta receta es una variante de la clásica receta de Vichyssoise elaborada comúnmente con puerro, patata, cebolla, leche y nata.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Cuando pensamos en una crema de verduras, solemos asociarlas a platos calientes o templados para el invierno. Pero también podemos tener cremas frías, que pueden servirnos a modo de entrante. Y si encima viene acompañado de una brocheta, es un plato perfecto para sorprender a tus invitados.
Al ser la base una gran cantidad de verduras, tenemos una buena elección para acompañar cualquier comida. También se utiliza patata en la crema, por lo que incluimos un aporte de hidratos de carbono. Y al acompañarlo con una brocheta de anchoas, incluimos una buena fuente de proteínas.
Para tener una opción apta para personas con celiaquía, siempre hay que asegurarse que los ingredientes están etiquetados sin gluten. Podemos usar un caldo de verduras y bebida vegetal para tener una crema vegana. Podemos sustituir las anchoas, usando tiras de calabacín hervido, y marinado con salsa de soja y alga nori. También, podemos usar garbanzos crujientes para colocar por encima y añadir así un aporte de proteínas.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

Los espárragos son una de esas plantas comestibles que solemos utilizar en cocina. Tenemos dos variedades, los espárragos llamados trigueros y los espárragos blancos, aunque también existe la variedad morada. En realidad, los espárragos verdes y los blancos son la misma variedad, con la diferencia de que en los blancos se evita la exposición de las plantas a la luz mientras crecen.
En la cocina, los espárragos blancos, tanto frescos como en conserva, se pueden hacer de muchas opciones. Se pueden cocinar a la parrilla, al papillote en su propio jugo y acompañarlos con muchos tipos de sabores y alimentos como frutos secos, quesos, piñones o huevas. Y como en esta receta, se puede utilizar para cremas o salsas.
A nivel nutricional, es un alimento muy poco calórico, rico en vitaminas como C, E y A. También son fuente de potasio, fósforo o calcio.