« Volver

Desayuno con productos bio

Recetas Bio

Recetas de frutas

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

25 min
(15)
Duración
Dificultad
15 Puntuación
Cómo hacer un desayuno con productos bio
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de preparación: 25 min

CÓMO PREPARAR UN DESAYUNO CON PRODUCTOS BIO:

  • Para las tostadas: introducimos las rebanadas de pan en la tostadora hasta dorarlas y queden crujientes. Una vez listas, disponemos una capa de queso y otra de mermelada encima. Decoramos con el pomelo en supremas y las nueces trituradas. Reservamos.
  • Para los yogures: troceamos el plátano y los kiwis en rodajas y cuartos respectivamente, y los reservamos. Mezclamos ligeramente los yogures y añadimos una parte en los vasitos de cristal, aproximadamente hasta la mitad.
  • Agregamos una parte de muesli y otra de la fruta reservada, guardando un poco para la decoración final. Seguidamente, añadimos otra capa de yogur, hasta llenar por completo el vaso. Decoramos con el muesli y las frutas.
  • Para el kéfir: por último, vertemos el kéfir natural en el vaso que más nos guste, lo acompañamos de las tostadas y el yogur, y... ¡y a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Dentro del mundo desayunos, existen infinidad de variantes. Lo que tenemos que tener claro, es que el desayuno no es una comida imprescindible, pero si va a hacerse debe estar compuesta por alimentos de calidad. 

Aquí tenemos un ejemplo de lo que puede ser un desayuno completo. También pueden ser diferentes opciones a dividir para varios tipos de desayuno. Podemos desayunar solo las tostadas o solo el yogur con frutas y muesli. Son alternativas densas a nivel nutricional, con fuentes de hidratos de carbono, tanto por parte del muesli, como del pan de centeno. En ambos casos, siempre será mejor opción que sean integrales para mejorar su composición y cantidad de fibra. Importante destacar que ambas alternativas vienen acompañadas de una buena ración de fruta. También tenemos una opción de frutos secos, que aporta grasas de buena calidad. En cuanto a las proteínas, están bien representadas tanto por parte del kéfir, los yogures, y el queso fresco. 

Puestos a mejorar la receta, podríamos usar fruta troceada o triturada en lugar de mermelada, evitando así incluir azúcares añadidos. 

Es una receta que podemos calificar apta para personas ovo-lacto-vegetarianas, pero podemos usar un queso vegano, humus o tofu ahumado para las tostadas. También podemos usar yogur y bebida vegetal para no usar los yogures naturales y el kéfir, para que sea una alternativa vegana. 

Podríamos usar opciones sin gluten en el pan y el muesli, y revisando que los ingredientes estén etiquetados sin gluten ni trazas, para tener una alternativa apta para personas con celiaquía.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

Dentro del mundo desayunos, existen infinidad de variantes. Lo que tenemos que tener claro, es que el desayuno no es una comida imprescindible ni la más importante del día.

Lo fundamental a la hora de desayunar, es elegir buenas materias primas. Podemos incluir cereales, siempre mejor integrales como en este caso el muesli y el pan tostado. También podemos incluir lácteos o sustitutos de los lácteos, cómo en este caso el yogur y el queso, o yogures vegetales, quesos veganos o bebida vegetal. También podemos incluir frutas y frutos secos en el desayuno, tal y como se hace en esta receta.

Pero es importante tener claro que ningún alimento es imprescindible en el desayuno. 

En esta receta, no podemos destacar solo un ingrediente, pero sí un grupo de alimentos, como son los lácteos. Aunque también tenemos dos fuentes de hidratos de carbono, vitaminas y minerales como son el pan de centeno de trigo y espelta y el muesli de espelta. En ambos casos, siempre será mejor que sean integrales para aportar una fuente de fibra

Dentro de los lácteos, tenemos tanto el queso de untar, los yogures y el kéfir. Tanto el queso como el yogur, son una fuente de proteínas de calidad, minerales cómo el calcio, así como vitaminas cómo vitamina D, A, vitaminas del grupo B, destacando la B12 y el ácido fólico o B9. En el queso es importante destacar que cuanto más curado, mayor cantidad de grasa y sal. 

También tenemos el kéfir, alimento que se usa desde hace miles de años pero que está teniendo mucho auge últimamente. El kéfir, se puede elaborar a partir de cualquier leche o bebida vegetal como soja, arroz o coco. Es un producto fermentado, por lo que lo consideramos un probiótico, que puede tener efectos positivos en nuestra microbiota. Nos va a aportar vitaminas como B12, así como minerales como el calcio o magnesio. Su composición final dependerá de la leche o bebida vegetal que se haya utilizado.