« Volver

Empanadillas de manzana

Postres y dulces

Recetas de frutas

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

70 min
(103)
Duración
Dificultad
103 Puntuación
Cómo hacer empanadillas de manzana
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 32 min
Tiempo de preparación: 70 min

Materiales:

- Molde metálico circular

CÓMO PREPARAR EMPANADILLAS DE MANZANA:

  1. Hidratamos los dátiles y orejones en un recipiente con agua caliente durante 10 minutos. Mientras se hidratan, pelamos y cortamos las manzanas en dados.
  2. Trituramos los dátiles y orejones ya remojados con un poquito de agua y vertemos en una olla junto a los dados de manzana, la leche condensada y la canela. Cocinamos todo durante 10 minutos a fuego medio y reservamos.
  3. Extendemos la lámina de masa quebrada y la cortamos con ayuda de un molde circular. Rellenamos cada círculo con un poco de manzana, los cerramos formando las empanadillas y realizamos unos pliegues para fijarlas.
  4. Disponemos en una bandeja con papel de hornear, pintamos con huevo batido y espolvoreamos un poco de azúcar moreno al gusto para decorar. Horneamos durante 22 minutos a 180 ºC y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Las empanadillas son una de las opciones de entrante, comida de media mañana o merienda más comunes. Generalmente suelen estar rellenas de verduras con alguna opción de proteína, como por ejemplo atún. Esta receta, es un claro ejemplo de cómo podemos reinventar un plato clásico pensado para ser salado, y convertirlo en una receta dulce. Tal y como vemos, utilizar fruta y frutas deshidratadas es una buena opción para darle un toque dulce a una receta sin necesidad de añadir azúcar. Aquí sólo se utiliza junto con el huevo para darle un toque dorado y crujiente en la parte exterior.

Esta es una buena opción de incluir frutas en recetas clásicas para mejorarlas, aunque no debemos olvidar que las frutas siempre mejor consumirlas enteras.

Las empanadillas son densas calóricamente hablando, ya que se hacen con una masa quebrada que nos aporta hidratos de carbono. También lleva leche condensada, por lo que la cantidad de azúcar añadido aumenta, aunque podemos usar un poco de yogur natural o vegetal para no necesitarla. También suelen freírse, lo que empeora nutricionalmente la receta, aunque en este caso vemos que podemos hornearlas para mejorar la opción.

Podemos usar una masa quebrada etiquetada como sin gluten, revisando que el resto de ingredientes también lo sea, para tener una receta apta para personas con celiaquía. También podemos usar aceite de oliva o una mezcla de maicena disuelta en agua fría y una pizca de cúrcuma para no usar el huevo para pintar las empanadillas. Tendríamos así una receta vegana.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

Las empanadillas, es un tipo de tartaleta que se puede considerar una variante de la empanada. Se suele rellenar con carne y verduras, aunque cómo vemos en este caso, podemos darle una vuelta e incluir sabores dulces.

La manzana, es una de las frutas que más se consume, ya que es fácil de transportar y puede comerse con piel, siempre que la lavemos primero. Aunque a nivel comercial, los modelos más comunes son las manzanas Golden, Fuji o Reineta, existen entre 5.000 y 20.000 variedades.

En cocina, es una de las frutas más utilizada ya que es una de las frutas más versátiles.

Puede usarse tanto en recetas elaboradas como pasteles o asadas. Esta última opción es ideal para incluir en platos como cremas, purés o hacerlas rellenas. Da también un contraste de sabor y textura mezclada con quesos, pescados o incluso carnes. Es una de las frutas ideales para incluir en ensaladas junto con todo lo que se te pueda ocurrir, deja volar tu imaginación.

A nivel nutricional, la manzana, como el resto de frutas, es uno de los alimentos fundamentales, que conviene incluir en la base de nuestra alimentación. La manzana es una fuente de fibra, así como vitaminas y minerales, como potasio, fósforo o vitamina E, entre otros. También es rica en taninos.