« Volver

Estofado de cerdo con verduras

Recetas de carne

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

125 min
(62)
Duración
Dificultad
62 Puntuación
Cómo hacer estofado de cerdo con verduras
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 90 min
Tiempo de preparación: 125 min

CÓMO PREPARAR ESTOFADO DE CERDO CON VERDURAS:

  1. Sazonamos la carne de cerdo y la marcamos en una olla con aceite de oliva, dorándola por todos los laterales. Reservamos.
  2. En la misma olla, rehogamos el ajo picado con la cebolla en juliana. Cuando la cebolla esté transparente, agregamos la zanahoria pelada cortada en ruedas, las patatas en porciones y los guisantes. Removemos.
  3. Incorporamos el tomate troceado, el pimentón y la pimienta. Vertemos también el vino blanco y reducimos para que el alcohol se evapore.
  4. Añadimos la carne reservada, el vinagre balsámico, el caldo de cocido y la hoja de laurel y cocinamos durante 1 hora y media a fuego medio, con la olla tapada. Pasado ese tiempo, retiramos la hoja de laurel, emplatamos y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Cuando llega el frío, solemos acordarnos de esos platos calientes típicos de la gastronomía española, también llamados “de cuchara”. El estofado es uno de esos clásicos que nunca pasa de moda.

A nivel nutricional, hablamos de un plato denso, ya que tiene un buen aporte energético y de nutrientes. Las patatas dan ese aporte energético y de hidratos de carbono, mientras que el cerdo es una fuente de proteínas de calidad. También tiene un buen aporte de verduras por lo que es en sí mismo un plato principal completo.

Podríamos usar soja texturizada gruesa, seitán o tempeh para sustituir el cerdo, teniendo así un plato vegano. También tendríamos que sustituir el caldo de cocido por un caldo de verduras. En principio, es un plato apto para personas con celiaquía, pero deberíamos revisar los ingredientes etiquetados, y asegurarnos que indican que no contengan gluten ni posibles trazas.

La ventaja de este tipo de platos, es que al requerir de algo más de elaboración, podemos hacer raciones grandes para congelar y tener a mano en esos días que hace mucho frío y no apetece cocinar, o que tenemos poco tiempo. Si nos organizamos bien, siempre se puede comer de manera saludable.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado: 

Generalmente, el estofado suele hacerse con solomillo de cerdo, uno de los cortes que sale del lomo. Es una de las partes más consumidas del animal y puede prepararse de varias formas. Podemos cocinarlo asado, a la brasa o a la plancha. También podemos encontrar el lomo de cerdo adobado, en caña de lomo o embuchado. Es uno de los tipos de carne más usados en España, siendo un clásico el montadito de lomo. Lo ideal sería acompañarlo, al igual que al resto de platos, de una buena ración de verduras.

La carne de cerdo pertenece al grupo de las carnes rojas, que se diferencian de las denominadas carnes blancas por su mayor aporte de hierro, y dependiendo del corte, también por su cantidad de grasa saturada, entre otros aspectos. Es una fuente de proteínas de calidad, minerales como el hierro y vitaminas del grupo B. Podría incluirse una vez por semana siempre que elijamos un corte magro fresco o congelado. Este corte, el lomo, es uno de los que tiene un contenido graso más bajo, por lo que podría ser una de esas opciones que comentamos.