« Volver

Focaccia con cebolla y aceitunas

Recetas de hojaldre, masas y pizza

Recetas de pan

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

120 min
(64)
Duración
Dificultad
64 Puntuación
Cómo hacer focaccia con cebolla y aceitunas
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 30 min
Tiempo de preparación: 120 min

Materiales:

- Batidora de varillas Silvercrest
- Varillas para amasar

CÓMO PREPARAR FOCACCIA CON CEBOLLA Y ACEITUNAS:

  1. Para la masa: en un bol grande, vertemos la harina de fuerza, la sal, el aceite y parte del agua, reservando un poco para disolver la levadura. Amasamos a velocidad suave con la batidora y las varillas de amasar durante 10 minutos.
  2. Pasado ese tiempo, agregamos la levadura desmenuzada, un poco de agua para disolverla y amasamos 5 minutos más. Retiramos la masa a una bandeja amplia engrasada donde vayamos a hornear, damos un pequeño pliegue en cada extremo y reservamos tapada con un paño 30 minutos.
  3. Damos otro pliegue y volvemos a reposar tapada otros 15 minutos. Plegamos una tercera vez la masa y la extendemos por toda la bandeja aplastando con los dedos. Reposamos también tapada otros 15 minutos.
  4. Para los acompañamientos: distribuimos por la superficie de la focaccia un poco de cebolla cortada en juliana, aceitunas en mitades, aceite de oliva y terminamos con orégano, tomillo y escamas de sal al gusto. Horneamos a 200 ºC durante 30 minutos, con un poco de agua en una fuente colocada en la base del horno y… ¡a disfrutar!

CONSEJOS PARA PREPARAR UNA FOCACCIA CON CEBOLLA Y ACEITUNAS:

  • Puede prepararse también a mano pero al ser una masa muy hidratada, se nos pega fácilmente a las manos y sería más costoso amasarla. Es preferible utilizar maquinaria.
  • En caso de prepararla a mano, deberíamos hacer un volcán con la harina y la sal y llenar el centro con los líquidos. Después, amasar a mano hasta integrar bien todos los ingredientes, incorporar la levadura y dejar reposando en un recipiente engrasado durante unas 2 horas, plegando la masa cada 15 minutos.
  • Con los pliegues lo que conseguimos es hacer que la masa adquiera un poco de tensión y así se va formando poco a poco la red del gluten.
  • También reposamos los 15 minutos tanto para fermentar la masa como para relajarla y que sea más fácil después plegarla. Esto es lo que ayuda después a la formación de la miga.
  • El recipiente con agua que se pone en la base del horno sirve para que se forme bien la corteza de la focaccia

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Dentro de la cocina italiana, junto con la pasta, el plato estrella es la pizza. Pero existe una variante menos conocida muy parecida a la pizza, la focaccia.

Es una receta generalmente usada como un entrante o plato al centro para compartir. Es el ejemplo perfecto de cómo elaborar un plato muy sabroso con pocos ingredientes. Si la acompañamos de una ración de verduras, como una ensalada, y alguna fuente de proteínas, tenemos una comida variada y saludable.

Mayoritariamente nos aporta una fuente de hidratos de carbono, aunque no hay que olvidar el aporte de grasas saludables, tanto del aceite de oliva virgen como de las aceitunas.

Si buscamos una harina de fuerza que indique que no contiene gluten, podríamos hacer una variante apta para personas celíacas. Por los ingredientes que tenemos, es una receta apta para toda la población, tanto para personas omnívoras como veganas.

Siempre que hagamos este tipo de elaboraciones, podemos planificarnos bien y aprovechar el uso del horno para elaborar otros platos como verduras asadas o rellenas, y tener platos listos para completar otras comidas durante la semana.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

La focaccia es un plato típico de la gastronomía italiana. Se cree que la receta original proviene de los antiguos etruscos o antiguos griegos. Es una especie de pan plano, cuya masa es similar a la de la pizza. Existe una variante denominada fugàssa co-o formàggio en ligur o focaccia con formaggio, concretamente en la zona de Génova. Aunque al no llevar levadura, no constituye una variante de la focaccia.

Fuera de Italia también suele usarse como un sándwich. La principal diferencia con una pizza, es que no se le añade una salsa de tomate en la base y únicamente se suele aliñar con aceite de oliva, sal gruesa, y algunas hierbas aromáticas como el romero. También suele utilizarse aceitunas o cebolla cortada en aros. Al igual que en una pizza, podemos si queremos salirnos de la receta original e incluir algunos ingredientes.

A nivel nutricional es un alimento energético, que nos aporta hidratos de carbono complejos. Si es una opción 100% integral, también nos aporta una fuente de fibra. Podemos encontrar opciones aptas para personas celíacas, siempre que así lo especifique en el envase.