« Volver

Guiso de pollo con zanahoria y patata

Recetas a partir de 12 meses

Recetas para niños

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

40 min
(24)
Duración
Dificultad
24 Puntuación
Receta de guiso de pollo
Imprimir Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de preparación: 40 min

¿Existe algo más tradicional y casero que un guiso? Para esta versión, pensada para bebés, escogemos ingredientes ligeros pero sabrosos. El pollo es una carne blanca, que contiene proteínas de alto valor biológico y menos grasas que otras carnes. Se combina con zanahorias, cebolla y guisantes, vegetales que aportan fibra. Por último, la patata contiene hidratos de carbono, que proporcionan energía. Así, este plato puede solucionar una comida o una cena, complementándolo con una fruta de postre.

Dependiendo de la edad del bebé o niño, podemos servir el guiso en trocitos, o bien será necesario chafar las verduras y deshilachar el pollo. Sea como sea, ¡está buenísimo!

  1. Pelamos la cebolla y la cortamos en trozos muy pequeños. En una cazuela pequeña, calentamos 2 cucharadas de aceite. Añadimos la cebolla y dejamos que se rehogue a fuego medio durante 10 minutos, o hasta que esté blanda. Mientras se cocina la cebolla, lavamos la zanahoria, la pelamos y la cortamos en trocitos.
  2. Cortamos la pechuga de pollo a cubos pequeños. Hay que tener en cuenta que, según la edad del bebé, será necesario deshilachar la carne una vez cocinada. Subimos el fuego y añadimos los cubos de pollo, para que se doren ligeramente. A continuación, incorporamos la salsa de tomate y removemos.
  3. Añadimos los guisantes congelados, agua hasta que cubra y las hierbas aromáticas, y subimos el fuego. Pelamos la patata. En vez de cortarla, la “chascamos”. Eso significa que vamos rompiendo la patata con el cuchillo, separando el final del trozo en vez de cortarlo. Así, se consigue que el almidón de la patata espese el guiso. Añadimos los trozos de patata a la cazuela y, si es necesario, más agua.
  4. Tapamos la cazuela y dejamos que el guiso se cocine entre 20 y 30 minutos, hasta que las verduras, la patata y el pollo estén bien tiernos. Debe quedar un poco de caldo, como una salsa. Para servir, retiramos la hoja de laurel. Si el bebé todavía no come trozos, chafamos ligeramente con el tenedor las verduras y la patata, y deshilachamos el pollo. ¡A disfrutar!

Recuerda que no se recomienda añadir sal a las recetas y alimentos infantiles. Las hierbas aromáticas aportan sabor al plato. Si toda la familia va a comer el guiso, es mejor optar por condimentar con sal directamente en el plato de los adultos.