« Volver

Lubina con vinagreta de fresas

Recetas de pescados y mariscos

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

35 min
(65)
Duración
Dificultad
65 Puntuación
Cómo hacer lubina con vinagreta de fresas
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de preparación: 35 min
Precio por ración:

desde 2,90 euros

CÓMO PREPARAR LUBINA CON VINAGRETA DE FRESAS:

  1. Para la vinagreta de fresas: picamos finamente las fresas y las agregamos a un bol. Añadimos el aceite de oliva, la miel, el zumo de una lima, la sal y la pimienta. Mezclamos el conjunto hasta obtener una mezcla homogénea. Reservamos.
  2. Para la lubina: cortamos los dientes de ajo en láminas y los doramos en una sartén con aceite de oliva. Añadimos los filetes de lubina, los cocinamos a la plancha por ambos lados y salpimentamos.
  3. Disponemos un filete de lubina en el plato que más nos guste y vertemos la vinagreta de fresas sobre el mismo.
  4. Para la decoración: hacemos finas láminas de calabacín con ayuda de una mandolina, las añadimos a un bol con agua fría para que se ricen y las cortamos por la mitad. Las disponemos decorando el plato junto con las fresas en cuartos, la rúcula y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

En este plato, tenemos una fuente de proteínas de calidad y le añadimos una buena fuente de verduras, tenemos un plato completo. También podemos incluir algún hidrato de carbono, como por ejemplo, patata, arroz o pasta.

Podemos sustituir la lubina por el tofu, consiguiendo también una fuente de proteínas y una textura parecida. Podríamos envolverlo en algas para darle un sabor parecido.

Información adicional sobre ingrediente destacado:

La lubina, también llamada róbalo, es un pescado que habita en el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, así cómo desde las cosas africanas hasta Noruega. En España, la lubina a la donostiarra es de las formas más comunes de cocinarse, aunque también es común cocinarlo al horno, en algún guiso o a la plancha combinada con alguna salsa. 

Este pescado blanco, que dependiendo de la época y la raza puede considerarse semigraso, aporta una fuente de proteína de calidad, así como vitaminas del grupo B, cómo la B12, y minerales como el calcio o potasio.

Por su tamaño, es un tipo de plato ideal para repartir por ración, ya que no suelen ser demasiado grandes.