« Volver a recetas

Ojos sangrientos

Recetas para niños

Postres y dulces

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

45 Min.
(0)
Duración
Dificultad
0 Puntuación
Cómo hacer Ojos sangrientos
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de preparación: 45 Min.

Piensa por un momento la cara que pondrán tus hijos cuando vean este inquietante postre de Halloween: unos espeluznantes ojos sangrientos. De todos modos, ya te adelantamos que están de miedo.

CÓMO PREPARAR OJOS SANGRIENTOS:

  1. Empezamos primero llevando a ebullición la nata con 40 g de azúcar y el azúcar de vainilla. Hervimos durante unos 10 minutos removiendo de vez en cuando y, después, dejamos enfriar 5 minutos.
  2. A continuación, introducimos la gelatina en agua fría para ablandarla. La exprimimos un poco y la disolvemos en la nata caliente.
  3. Con la mezcla, rellenamos 6 moldes semicirculares enjuagados previamente con agua fría.
  4. Dejamos enfriar y la introducimos en la nevera dejando que se cuajen durante al menos 4 horas o toda la noche.
  5. Para preparar la salsa, descongelamos las frambuesas. Hacemos un puré fino con el azúcar glas tamizado y lo pasamos por un colador. Añadimos unas gotas de agua de rosas, al gusto.
  6. Lavamos las ciruelas y las cortamos retirando también las pepitas.
  7. Desmoldamos las panna cottas sobre platos. Colocamos un trozo de ciruela encima y, sobre el agujero, un arándano o una pasa (simulando el iris y la pupila).
  8. Preparamos el glaseado para la tarta con el azúcar restante y 125 ml de agua siguiendo las instrucciones del paquete y dejamos que enfríe durante 1 minuto.
  9. Cubrimos con el preparado únicamente los trozos de fruta utilizando una cuchara pequeña.
  10. Finalmente, decoramos los “ojos” con la salsa de frambuesa, como si fuera sangre y servimos.