« Volver

Pan de pipas y piñones

Recetas de pan

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

180 min
(46)
Duración
Dificultad
46 Puntuación
Cómo hacer pan de pipas y piñones
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de preparación: 180 min

CÓMO PREPARAR PAN DE PIPAS Y PIÑONES:

  1. Para empezar, sacamos el recipiente fuera de la panificadora y vertemos el agua y la mantequilla tibia. Añadimos la harina de fuerza, la levadura desmigada e introducimos la cubeta. Seleccionamos el programa 1 con peso en 1000 g y nivel de tueste medio. Amasamos y dejamos reposar.
  2. Seguiremos con el segundo amasado tras escuchar la señal de aviso y el mensaje “ADD” en nuestra panificadora. Para ello, la abrimos e introducimos el mix de semillas, la sal y el azúcar. Volvemos a cerrar y continuamos con el programa.
  3. Tras el segundo amasado y segundo reposo, la máquina señalizará con las letras “RMV” que es el momento para retirar las varillas de amasado. Las retiramos y perfilamos la forma de la masa si fuese necesario.
  4. Volvemos a cerrar para proceder con la tercera fermentación y el horneado, hasta que el programa seleccionado finalice. Una vez terminado el proceso, desmoldamos con cuidado, enfriamos sobre una rejilla y... ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

El pan es uno de los alimentos más conocidos y habituales de la alimentación. No suele faltar como desayuno en forma de tostadas, para acompañar en las comidas o como bocadillo o sándwich para tener un tentempié rápido o fácil de transportar para picnics o comidas al aire libre.

Desde el confinamiento, hacer pan se ha vuelto más frecuente. Aunque existen panes de buena calidad y 100% integrales, hacerlo es una buena forma de tenerlo al gusto, añadiéndole frutos secos, pasas, semillas o incluso frutas como el plátano. Hay un sinfín de posibilidades al gusto de todas las personas. La ventaja que tenemos con esta opción, es que podemos elaborar infinidad de panes diferentes sin gluten, para aquellas personas con celiaquía, puedan tener un pan más a mano, ya que es un tipo de producto que no siempre es fácil de encontrar o es muy caro comparándolo con el resto de opciones. Podemos añadir pasas o dátil, para no necesitar añadir azúcar cómo corrector de sabor. 

A nivel nutricional, es una elección calórica y fuente de hidratos de carbono. Si queremos aprovechar las nutrientes de las semillas, siempre será mejor añadirlas trituradas, ya que están encapsuladas en fibra insoluble.