« Volver

Parmigiana de berenjenas

Recetas de verduras

Recetas del mundo

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

60 min
(127)
Duración
Dificultad
127 Puntuación
Cómo hacer parmegiana de berenjenas
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 30 min
Tiempo de preparación: 60 min
Precio por ración:

1,70 euros

CÓMO PREPARAR PARMIGIANA DE BERENJENAS:

  1. Para la salsa: en una sartén con aceite, rehogamos la cebolla cortada en dados hasta que esté transparente. Añadimos el tomate triturado, las especias y sazonamos. Cocinamos 5 minutos a fuego medio y reservamos en la misma sartén.
  2. Para la parmigiana: laminamos las berenjenas con ayuda de una mandolina y las rebozamos por huevo batido y harina. Las freímos por ambos lados en una sartén con aceite de oliva. Reservamos en un plato con papel absorbente y sazonamos.
  3. Disponemos un poco de la salsa reservada en la base de la fuente de horno y, sobre la misma, una capa de berenjenas. Añadimos otra capa de quesos y salsa de tomate sobre ellos.
  4. Repetimos el proceso hasta llegar al final de la fuente para horno, terminando con una capa de berenjenas y un poco de queso para que gratinen. Horneamos a 190 ºC durante 25 minutos y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

En el recetario clásico de la cocina italiana, hay hueco para platos que no sean pasta o pizza, y la parmigiana es un ejemplo de ello. Este plato clásico siciliano, es uno de esos tradicionales que no requieren ser un reputado chef para hacer las delicias de los tuyos. Es un plato principal ideal. A nivel nutricional, es muy denso a nivel calórico.

Tenemos un aporte de hidratos de carbono con la harina de trigo, y fuentes de proteína con los huevos, el queso parmigiano y la mozarella de búfala. Destacar también que dichos quesos tienen un contenido graso mayor, por lo que junto con el aceite de oliva aportan esas grasas saludables. No olvidemos que también hacen que aumente la densidad calórica de la ración.

Podríamos usar quesos veganos. También podemos usar bebidas vegetales o mezclar la harina y el agua para no usar huevo en el rebozado. Tendríamos así una receta vegana. Si usamos una harina de arroz, maíz, o alguna etiquetada sin gluten. No olvidemos revisar el etiquetado del resto de ingredientes para asegurarnos que no haya posibles trazas de gluten y tener una receta apta para personas con celiaquía.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

La parmigiana, es un plato típico de Sicilia, en el que su ingrediente principal es la berenjena.

La berenjena es una de las verduras más versátiles en cocina, ya que su parte comestible, muy jugosa al cocinarla, nos permite usarla como bases de pizza, en cremas, en salteados, estilo musaka griega o la caponata italiana. También podemos, como con muchas verduras, hacerlas rellenas. Las posibilidades son infinitas.

A diferencia de otras verduras, es importante cocinarlas antes de consumirlas, para mejorar su digestión. A nivel nutricional, destacamos que es una verdura rica en agua, así como en potasio y carotenoides, importantes por su efecto antioxidante. En cuanto a las vitaminas, destacamos su aporte en vitamina A, C y del grupo B.

Tanto las berenjenas, como el resto de verduras y hortalizas, deberían junto con las frutas ser la base de nuestra alimentación.