« Volver

Pasta rellena con dos salsas

Recetas de pasta

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

60 min
(20)
Duración
Dificultad
20 Puntuación
Cómo hacer pasta rellena con dos salsas
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 13 min
Tiempo de preparación: 60 min

CÓMO PREPARAR PASTA RELLENA CON DOS SALSAS:

  1. Para la salsa de setas: en una olla, doramos las setas con un poco de aceite. En ese momento, incorporamos el queso y removemos para que se derrita. Vertemos la leche evaporada, perejil al gusto y salpimentamos. Espesamos el conjunto calentándolo durante 5 minutos y reservamos en una salsera.
  2. Para la salsa tomate y albahaca: picamos finamente la cebolla y la rehogamos en otra olla con aceite. Partimos el tomate en pequeños dados y lo rehogamos también. Cuando se evapore el agua, incorporamos la albahaca picada, la leche evaporada y sal al gusto. Cocinamos durante 5 minutos y servimos en otra salsera.
  3. Para la pasta: ponemos a hervir abundante agua con un poco de sal. Cuando llegue a ebullición, vertemos la pasta y la cocinamos durante 3 minutos. Una vez cocinada, la escurrimos, rociamos con aceite de oliva para que no se pegue y removemos.
  4. Emplatamos, decoramos con el queso Grana Padano y nueces trituradas. Acompañamos de las dos salsas y… ¡a disfrutar de esta deliciosa pasta con la salsa que más nos guste!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Un plato de pasta es una de las elaboraciones más comunes y suele ser uno de los primeros platos que se suele aprender a cocinar. En este caso, se utiliza una pasta rellena, aunque también se puede hacer pasta fresca y rellenarla.

Este plato es una fuente de energía, a partir de los hidratos de carbono de la pasta. También incluye una fuente de proteínas procedente del queso del relleno, así como los que se añaden en la salsa. También tenemos grasas de buena calidad que aportan el aceite de oliva virgen extra y las nueces. Lo ideal sería incluir una cantidad mayor de verduras en el plato o en la comida, por ejemplo, con una ensalada. Así conseguiremos un plato completo, aunque sin olvidar que es calóricamente denso.
Siempre será mejor opción utilizar una pasta integral. Podemos usar también una pasta que esté etiquetada sin gluten, será una receta apta para celíacos. Podemos usar tofu sedoso o silken y bebida vegetal para elaborar tanto la salsa de setas como la de albahaca, así como utilizar una pasta rellena de verduras para que la receta sea vegana.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

La pasta es uno de los platos más conocidos. Es una comida clásica de la cocina italiana, aunque actualmente se consume en todo el mundo. De pasta rellena, también existen recetas en la cocina japonesa o china. Puede rellenarse de muchos ingredientes, como verduras, carne, queso o combinaciones de varios de ellos. También varían las formas, según las cuales cambia el nombre. Podemos encontrar variedades como raviolis, panzerotto, tortellini o casonsei, por ejemplo.
A nivel nutricional, es un alimento energético ya que nos aporta hidratos de carbono complejos. Si es una pasta integral, será también una fuente de fibra. Existen opciones aptas para celíacos siempre que lo especifique así en el envase.

Si se cocina ‘al dente’ podemos conseguir que la absorción de los hidratos de carbono sea algo más lenta, y que el plato no tenga tanto impacto en nuestro organismo.