« Volver

Pastel de carne picada con verduras

Recetas de carne

Recetas de verduras

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

75 min
(102)
Duración
Dificultad
102 Puntuación
Cómo hacer pastel de carne picada con verduras
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 45 min
Tiempo de preparación: 75 min

CÓMO PREPARAR PASTEL DE CARNE PICADA CON VERDURAS:

  1. En una sartén amplia con aceite de oliva, cocinamos la cebolla roja, la zanahoria, los pimientos, las judías y los champiñones, todos picados finamente, durante 10 minutos hasta que estén rehogados.
  2. Pasado ese tiempo, añadimos la carne picada, la salsa de soja, el tomate y el vino tinto y removemos para que los ingredientes se integren. Cocinamos durante 10 minutos más a fuego medio.
  3. Sazonamos al gusto, agregamos el ajo granulado y los piñones y mezclamos. Disponemos una masa quebrada sobre el molde de horno previamente engrasado con aceite de oliva y añadimos el relleno de carne y verduras.
  4. Cubrimos el pastel con la otra masa quebrada y cerramos los bordes con pequeñas dobleces hacia el interior. Pintamos con huevo batido y horneamos a 185 ºC durante 25 minutos aproximadamente. Decoramos la superficie con perejil y… ¡a disfrutar!

CONSEJOS PARA PREPARAR UN PASTEL DE CARNE CON VERDURAS:

  • Si deseamos hacer el plato vegano, basta con sustituir la carne picada por tofu o seitán picados o triturados. El tiempo de cocinado será el mismo.
  • Si realizamos cortes más finos a nuestras verduras, éstas necesitarán tiempos de salteado más cortos. Por el contrario, si realizamos cortes más gruesos, necesitaremos tiempos más largos con el fin de que todas se cocinen de manera homogénea.
  • Podemos hacer el pastel sólo con una masa quebrada, es decir, sin masa que cubra. Para ello, recomendamos prehornear la masa quebrada sobre el molde para que se quiebre y quede crujiente, y después echarle el relleno y proseguir con la cocción durante 10 minutos aproximadamente.
  • Pintamos con huevo batido la superficie del pastel. Para dar un tono dorado a la masa y obtener así un color más claro y brillante.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Los pasteles suelen ser elaboraciones dulces para desayunos o postres, pero también se pueden hacer versiones saladas como en esta receta. Al ser un plato que se puede dividir cómodamente en porciones, es ideal cocinarlo para varios días. 

Es una elaboración densa a nivel calórico ya que cuenta con una porción de masa hojaldrada, aportando hidratos de carbono. También, tenemos una buena ración de proteínas con la carne y una buena cantidad de verduras, por lo que sería un plato completo para comidas o cenas. Esto no quita que podamos incluir una ración de verduras acompañando el plato, ya que con las verduras no hay límites.  

Aunque estos platos son densos y es fácil incluir una cantidad calórica elevada sin darnos cuenta, el hecho de poder tener raciones ayuda para regular las cantidades de una manera sencilla. 

Salvo que algún ingrediente en el etiquetado especifique que puede contener trazas de gluten, es una receta apta para personas con celiaquía. Podemos hacer una versión vegana usando soja texturizada o tempeh, por ejemplo. Para sustituir el huevo podemos usar harina de garbanzo diluida en agua.

Información adicional sobre ingrediente destacado:

El pastel de carne es una receta muy popular en la gastronomía. Suele prepararse principalmente con carne de picada de ternera, cordero o cerdo junto con verduras. Existen versiones con huevo, puré de patata o queso. En España, el pastel de carne es un plato típico de la región de Murcia, sobre todo durante las procesiones de Semana Santa. 

Esta receta está elaborada con carne de Angus, una raza bovina autóctona de Escocia que se ha ido extendiendo hacia América y Australia. A nivel nutricional, pertenece al grupo de las carnes rojas que, a diferencia de las carnes blancas o magras, tiene un mayor aporte de hierro así como más grasas saturadas. 

Este tipo de carne es muy apreciada por los expertos gastronómicos, debido a su alto contenido de grasa infiltrada. También aporta vitaminas y minerales como las del grupo B, hierro o zinc.

A pesar de ser fuente de proteínas de calidad, no se aconseja su consumo frecuente como fuente de proteína, pero podría incluirse una vez por semana siempre que elijamos una opción de buena calidad: corte magro fresco o congelado