« Volver

Piruletas de pollo con salsa de cerveza

Recetas de carne

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

50 min
(46)
Duración
Dificultad
46 Puntuación
Cómo hacer piruletas de pollo con salsa de cerveza
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 10 min
Tiempo de preparación: 50 min
Precio por ración:

desde 0,90 euros*

Materiales:

- Brochetas alargadas

CÓMO PREPARAR PIRULETAS DE POLLO CON SALSA DE CERVEZA:

  1. Para las piruletas: pelamos y cortamos en porciones la zanahoria y el puerro y los disponemos en un vaso batidor. Añadimos también el pollo, la harina, el huevo, salpimentamos y trituramos hasta obtener una masa homogénea.
  2. Damos forma de bolita a la masa y rebozamos con una mezcla de copos de maíz y de avena triturados. Freímos en una sartén con aceite, hasta dorar por todos los lados y reservamos en una fuente con papel absorbente. Pinchamos con las brochetas.
  3. Para la salsa: diluimos la harina fina de maíz en el caldo de carne en un bol y lo vertemos a una olla, junto la cerveza. Añadimos también el sirope de agave y el vinagre, y cocinamos durante 10 minutos a fuego lento hasta reducir.
  4. Pasado ese tiempo, lo servimos en el recipiente que más nos guste, acompañamos de las piruletas de pollo y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

El pollo es un alimento que en cocina es muy versátil y utilizado. Se puede preparar de múltiples formas, incluso algunas con una presentación tan diferente como la de estas piruletas. Esta versión, parecida a los famosos nuggets de pollo, puede ser una opción divertida para los más pequeños de la casa. Podemos utilizar algunas variantes para la salsa, por ejemplo eliminando la cerveza, aunque se evapore el alcohol pueden quedar pequeñas cantidades.

Es una opción interesante para celebraciones o comidas con varios entrantes, y así tener una variedad de presentaciones. Podemos acompañarlas con alguna opción de verduras, incluso añadirlas a una ensalada sin “pincharlas” con el palito para tener un plato completo. Si queremos hacer una versión más saludable, podemos rebozarlos con alguna harina integral, e incluso una harina sin gluten para que sea apto para celíacos. Podemos hacer falafel para tener una versión vegetariana, incluso sustituir el huevo por harina de garbanzos y agua.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

El pollo es uno de los tipos de carnes magras más utilizadas y extendidas, tiene poca cantidad de grasa salvo que se tome la piel, y es una fuente de proteínas de alto valor biológico. Su uso es muy frecuente debido entre otras cuestiones, a que es bastante económica.

Es además una carne que se digiere muy fácil, aunque es cierto que algunas preparaciones como los fritos y rebozados la pueden hacer más pesada. Se deberían priorizar preparaciones como la plancha, al horno o incluir en guisos o hervidos. Podemos usarlo con una amplia variedad de especias y sabores, ya que al no tener un sabor muy intenso, se adapta bien tanto a opciones picantes o incluso algunas con un toque dulce. En países como EEUU es famosa una versión parecida a esta receta, el pollo frito, que también se reboza y mezcla con diferentes tipos de salsas.

*PVP aproximado por ración para una persona. Consulta nuestros precios en tu tienda Lidl más cercana.