« Volver

Pizza vegana de verduras

Recetas veganas

Recetas sin gluten

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

95 min
(69)
Duración
Dificultad
69 Puntuación
Cómo hacer pizza vegana de verduras
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 50 min
Tiempo de preparación: 95 min
Precio por ración:

1.40 euros*

Materiales:

  • Rallador.
  • Prensa patatas.
  • Molde para pizza circular.

CÓMO PREPARAR UNA PIZZA VEGANA DE VERDURAS: 

  1. Para la base: cortamos las patatas en porciones y las cocemos en una olla con agua hirviendo durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, las vertemos a un bol y las trituramos con un prensa patatas.
  2. Añadimos las zanahorias ralladas, el lino, la sal y las especias, y mezclamos el conjunto hasta obtener una pasta densa. Extendemos la mezcla sobre un molde circular con papel de horno y horneamos durante 30 minutos a 190 ºC.
  3. Para la pizza: una vez horneada, extendemos sobre la superficie de la base el tomate frito y sobre ésta, los tomates cherry cortados por la mitad, los garbanzos cocidos y los champiñones laminados.
  4. Volvemos a hornear durante 10 minutos a 180 ºC para que los ingredientes se doren. Decoramos con hojas de espinaca, aliñamos con un poco de aceite de oliva y… ¡a disfrutar!

CONSEJOS PARA PREPARAR UNA PIZZA VEGANA DE VERDURAS:

  • Conservamos la piel de las patatas porque tienen multitud de nutrientes y aportan más sabor a la pizza. A su vez, no desaprovechamos nada del producto.
  • La base de la pizza se puede realizar con multitud de verduras siempre que conservemos una verdura que homogenice el resto, en este caso la patata. Otras verduras podrían ser la calabaza, el boniato, el brócoli o la coliflor.
  • El lino cuando se hidrata, espesa las mezclas líquidas. En este caso, al mezclarlo con la patata caliente, hace que la base de la pizza sea más firme y tenga más consistencia. Esto evita que se rompa al hornearla.
  • Podemos sustituir el lino por chía, ya que tiene las mismas propiedades aglutinantes. La base de la pizza tendrá un sabor más ligero y no sabrá tanto a cereal.
  • Horneamos dos veces la pizza para aportar a los ingredientes un sabor más tostado y con toques asados.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Información adicional sobre nutrición de la receta general:

Una forma ideal de transformar el ritual familiar que supone comer pizza, con una receta escepcional que nos permite llamarla saludable.

Se sustituyen los mayores contras de una pizza estándar, harina blanca e ingredientes poco saludable como toppings, por otros mucho más sanos, una masa hecha de patata y garbanzo. Esto permite tener una masa con mucha más proteína y fibra, mucho más saciante. Además, escoger como ingredientes verduras nos permite incluir la ración de verduras que siempre necesitamos y hacer de este plato una comida completa aunque no lo parezca a simple vista.

Si quisiéramos fortificar la proteína de esta pizza, podríamos añadir soja texturizada a modo de “carne picada” o tofu, y completar así aún más el plato.

Información adicional sobre nutrición del ingrediente destacado:

Las patatas y los garbanzos constituyen dos alimentos muy saciantes, que aportan hidratos de carbono de absorción lenta, sumados a toda la fibra y proteína que nos aporta una legumbre como el garbanzo. Esta masa sería mucho más nutritiva que una convencional y nos permitiría también hacer una pizza apta para personas veganas y celiacas, ya que es sin gluten.

*PVP aproximado por ración para una persona. Consulta nuestros precios en tu tienda Lidl más cercana.