« Volver

Provolone al horno y champiñones

Recetas del mundo

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

50 min
(174)
Duración
Dificultad
174 Puntuación
Cómo hacer provolone al horno y champiñones
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 25 min
Tiempo de preparación: 50 min
Precio por ración:

desde 1,80 euros*

CÓMO PREPARAR PROVOLONE AL HORNO Y CHAMPIÑONES:

  1. Para los champiñones al balsámico: picamos finamente los dientes de ajo y los rehogamos en una sartén con aceite de oliva. Cuando empiecen a cocinarse, incorporamos los champiñones limpios y los tostamos por todos los lados.
  2. Una vez tostados, sazonamos y vertemos el vinagre balsámico. Cocinamos a fuego lento durante 5 minutos o hasta que se haya reducido por completo, removiendo de vez en cuando para que nos se nos peguen.
  3. Para el queso provolone: vertemos la salsa de tomate en una sartén, añadimos las hierbas provenzales y cocinamos durante 10 minutos hasta que la salsa reduzca. La agregamos a una fuente cerámica para horno y disponemos los quesos provolone.
  4. Horneamos durante 10 minutos a 200 ºC para que se fundan y gratinen levemente. Emplatamos nuestros champiñones y los decoramos con hojas de perejil fresco. Los acompañamos con el provolone fundido y… ¡a disfrutar de los sabores de Italia!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

Aunque mucha gente lo piense, la cocina no siempre se basa en elaboraciones complicadas con muchos ingredientes. Esta receta es un ejemplo de ello. Podemos combinar una o varias verduras, hortalizas o setas junto a una proteína como en este caso el queso, para tener un plato en pocos minutos. En esta receta el queso nos aporta una proteína de alto valor biológico.

Lo ideal es acompañar este tipo de platos con una buena ración de verduras, ya sea a la par o como primero en forma de ensalada o verduras asadas. También puede ser un entrante o aperitivo sencillo para aprovechar elaboraciones al horno, por ejemplo podríamos hacer una lasaña de verduras y disfrutar de este plato mientras se termina de cocinar.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

El provolone es un queso originario del sur de Italia. No mucha gente sabe que hay más de un tipo, destaca el “Provolone Piccante” que debe su sabor al cuajo de cabra y el “Provolone Dolce” que tiene un sabor más suave. También existen variedades ahumadas. A nivel nutricional, no debemos olvidar que el queso es mejor consumirlo con moderación ya que es un producto calórico por su cantidad de grasa láctea, a parte de ser fuente de proteínas.

Este tipo de queso es un aperitivo muy común y sencillo de elaborar, por lo que es una buena alternativa para los amantes de los quesos. En esta receta vemos uso más convencional, aunque no es el único. Se puede usar en ensaladas, para gratinar en una una lasaña o usando una variedad de tipo curado, para cortar finas escamas acompañando a un carpaccio.

*PVP aproximado por ración para una persona. Consulta nuestros precios en tu tienda Lidl más cercana.