« Volver

Puré de garbanzos con arroz y verduras

Recetas para niños

Recetas a partir de 12 meses

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

70 min
(2)
Duración
Dificultad
2 Puntuación
Cómo hacer puré de garbanzos con arroz y verduras
Imprimir Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de preparación: 70 min

Como ya sabes, los garbanzos son un alimento muy rico a nivel nutricional, contienen proteínas de alto valor biológico y tienen un alto contenido de fibra. Además, son fuente de vitaminas del grupo B como B1, B2, B6 y B9. También aportan minerales muy importantes como potasio, calcio, fósforo, hierro y zinc.

En esta receta te explicamos cómo preparar un delicioso puré para introducir en la alimentación de tu bebé los garbanzos, junto con otros alimentos tan nutritivos como el arroz y las verduras.

Por su contenido en nitratos, recuerda que desde los 12 meses hasta los 3 años, las acelgas y las espinacas no han de suponer más de una ración al día.

CÓMO PREPARAR UN PURÉ DE GARBANZOS CON ARROZ Y VERDURAS:

  1. Deja en remojo los garbanzos durante la noche, antes de la preparación de la receta. Lava, pela y corta las verduras.
  2. Coge un cazo, añade un poco de aceite y dora las verduras. Introduce los garbanzos al cazo y añade agua hasta que cubra los alimentos.
  3. Pasados unos 50 minutos, añade el arroz al cazo junto con los otros alimentos durante unos 10 minutos, asegurándote de que todo esté blandito.
  4. Tritura todo en la batidora. Si queda muy espeso, agrega un poco de agua hasta obtener la textura y consistencia deseada. Presenta el puré en un bol adecuado y… ¡que el bebé disfrute comiendo!

Para la elaboración de esta receta te aconsejamos que:

  • En este caso utilizaremos garbanzos, pero esta receta la puedes adaptar con cualquier legumbre como lentejas, guisantes y alubias.
  • No añadas sal durante la elaboración de este plato.
  • ¡Sobre todo! Es muy importante que pruebes el plato para valorar su temperatura y su sabor. Si a ti no te gusta, es muy probable que a tu bebé tampoco.
  • Aconsejarte que, si tienes algún tipo de duda acerca de la receta o la introducción de las verduras o la alimentación complementaria en tu bebé, debes consultar a tu nutricionista. Él te podrá guiar conociendo el historial médico y las particularidades de tu hijo.