« Volver

Salsa boloñesa

Recetas de salsas

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

60 min
(8)
Duración
Dificultad
8 Puntuación
Cómo hacer salsa boloñesa
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 30 min
Tiempo de preparación: 60 min

CÓMO PREPARAR SALSA BOLOÑESA:

  1. Cortamos una cruz en la base de los tomates, los escaldamos en agua hirviendo durante 1 minuto y los enfriamos en agua muy fría. Los pelamos con ayuda de un cuchillo, los cortamos en dados y reservamos.
  2. Partimos el ajo, la cebolla y la zanahoria en dados pequeños y los rehogamos en una olla con aceite de oliva. Incorporamos la carne picada y la cocinamos hasta que quede bien suelta.
  3. En ese momento, vertemos el vino y dejamos reducir. Añadimos el tomate reservado junto con la ramita de apio y el caldo de pollo y cocinamos durante 15 minutos a fuego medio-bajo.
  4. Pasado ese tiempo, retiramos el apio, endulzamos con miel y seguimos cocinando durante otros 15 minutos. Salpimentamos y espolvoreamos orégano al gusto, servimos y… ¡a disfrutar!

CONSEJOS PARA PREPARAR LA SALSA:

  • Utilizamos tomate fresco porque nuestra receta tendrá un sabor más natural y auténtico.
  • Escaldamos los tomates para que se pelen mejor y resulte más fácil.
  • Cocinamos a fuego medio-bajo durante mucho tiempo para que se cocinen y concentren todos los sabores de los ingredientes.
  • Cortamos las verduras muy finas para que la salsa resulte más agradable en boca y el protagonismo se lo lleve la carne picada.
  • Retiramos el apio porque sólo nos interesa su aporte como aromatizante y frescor, no su textura en la salsa.
  • Es importante que el vino reduzca bien para que nuestra salsa no tenga un sabor fuerte y amargo.
  • Se utiliza caldo de pollo para intensificar más el sabor a carne.
  • Añadimos miel para contrastar los sabores ácidos y amargos del vino y el tomate, y así endulzar la receta.
  • Incorporamos orégano a la receta para darle un toque más italiano.