« Volver

Salsa cheddar

Recetas de salsas

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

45 min
(17)
Duración
Dificultad
17 Puntuación
Cómo hacer salsa cheddar
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 5 min
Tiempo de preparación: 45 min

CÓMO PREPARAR SALSA CHEDDAR:

  1. Cortamos el queso en dados, y lo vertemos en un cazo. Añadimos la leche y calentamos el conjunto removiendo con una varilla hasta que el queso se derrita por completo. Reservamos caliente.
  2. En otro cazo, fundimos la mantequilla y añadimos la harina de trigo. Removemos el conjunto también con una varilla y cocinamos a fuego medio hasta que la harina se tueste ligeramente. Vertemos sin retirar del fuego un poco de la mezcla anterior y removemos hasta que los ingredientes se integren totalmente.
  3. Repetimos el proceso hasta terminar la mezcla de leche y queso.
  4. Cuando la salsa haya espesado, dejamos al fuego durante 5 minutos sin dejar de remover para que la harina se cocine por completo. Salpimentamos al gusto, servimos en el recipiente que más nos guste y… ¡a disfrutar!

CONSEJOS PARA PREPARAR LA SALSA: 

  • Cortamos el queso en dados para que sea más fácil y rápido derretirlo.
  • Derretimos primero el queso en la leche para que sea más fácil integrarlo en la salsa que si lo incorporamos al final de la elaboración de la bechamel.
  • Es importante cocinar el queso a fuego medio-lento para que no se nos adhiera al cazo y se nos queme.
  • Utilizamos la varilla para que no se formen grumos en la salsa y quede más ligera.
  • Si queremos una salsa más ligera, no es necesario cocinarla después de que el queso se funda. También podemos añadir más leche para aligerarla.
  • Utilizamos una base de salsa bechamel para realizar la salsa porque le da más consistencia y textura cremosa.
  • Si queremos una salsa más sencilla, podemos usar una base de leche evaporada, en la que simplemente derretimos el queso y cocinamos hasta espesar.
  • Podemos sustituir el queso Cheddar por el queso que más nos guste como por ejemplo: queso Gouda, Edam, Emmental, Parmesano o Mozzarella.