« Volver

Solomillo de cerdo con salsa de zanahoria y naranja

Recetas de carne

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

65 min
(163)
Duración
Dificultad
163 Puntuación
Cómo hacer solomillo de cerdo con salsa de zanahoria y naranja
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 25 min
Tiempo de preparación: 65 min

CÓMO PREPARAR SOLOMILLO DE CERDO CON SALSA DE ZANAHORIA Y NARANJA:

  1. Para el solomillo: en una sartén con aceite de oliva marcamos el solomillo hasta dorarlo por ambos lados y salpimentamos. Reservamos en una fuente apta para horno.
  2. En la misma sartén, caramelizamos la cebolla en juliana y las zanahorias peladas en porciones. Vertemos el zumo de naranja (reservando las pieles), el caldo de pollo, el vino y reducimos.
  3. Cuando el alcohol se evapore, agregamos la miel y el tomillo. Removemos y trituramos en un vaso batidor hasta obtener una salsa homogénea.
  4. Vertemos la salsa en la fuente del solomillo y horneamos a 185 ºC durante 25 minutos. Pasado ese tiempo, cortamos el solomillo en medallones, decoramos con las pieles de naranja reservadas en tiras finas, nueces picadas y… ¡a disfrutar

CONSEJOS PARA PREPARAR UN SOLOMILLO DE CERDO CON SALSA DE ZANAHORIA Y NARANJA:

  • Cocinamos el solomillo primero dorándolo en una sartén y después al horno ya que de esta manera, se cocina y se dora por fuera, pero se guisa lo justo por dentro.
  • Si utilizamos variedades dulces como la de la receta para caramelizar cebolla, disminuimos tiempos de cocinado.
  • En vez de triturar las verduras para hacer una salsa, podemos dejar las verduras troceadas. Si elegimos esta opción, las agregaremos igualmente a la fuente de horneado.
  • Si preferimos que el solomillo esté más crudo por dentro, disminuiremos el tiempo de horneado a 15 minutos.
  • Una vez horneado, esperamos 5 minutos hasta que se atempere y podremos cortar en medallones el solomillo.
  • Aprovechamos las pieles de naranja con las que hemos hecho el zumo para aportar un toque ácido y colorido al plato, aprovechando al máximo la fruta.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

El solomillo, tanto de cerdo como de ternera, es una de las carnes más utilizadas en España, ya que tiene una versatilidad en la cocina y un sabor característico. Este plato, puede ser perfectamente un principal, al que será ideal acompañar de una buena fuente de verduras. Puede ser a modo de guarnición en el mismo plato, o utilizando un primero como podría ser una ensalada o crema de verduras. También podríamos acompañar de una guarnición de hidratos de carbono, para tener un plato más denso y calórico, por ejemplo, usando patata asada o arroz integral.

A nivel nutricional, nos aporta una buena fuente de proteínas, así como grasas de calidad tanto del aceite como de las nueces. Es un plato que no utiliza alimentos que puedan contener gluten, pero deberíamos revisar la lista de ingredientes de aquellos envasados, para confirmar que son aptos para personas con celiaquía. Para tener una receta vegana, lo primero sería sustituir el solomillo por seitán, tempeh o soja texturizada gruesa, para tener una textura parecida. También deberíamos sustituir el caldo de pollo por un caldo de verduras. Y no nos olvidemos de la miel, que muchas veces pasamos por alto en adaptaciones a platos veganos. Podríamos sustituirla por sirope de arce para buscar la misma consistencia, aunque sería preferible no incluirla para mejorar nutricionalmente el plato.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

El solomillo de cerdo, es una de las partes de este animal más populares y consumidas. Se puede preparar de muchas formas, lo importante es no olvidarse de acompañarlo con una buena ración de verduras. Suele ser frecuente cocinarlo a la plancha, frito o en adobo, aunque también suele prepararse asado. Aunque de todas, el plato estrella es el montadito de lomo, un clásico en cuanto a comer de “pinchos” se refiere.

La carne de cerdo pertenece al grupo de las carnes rojas, que se diferencian de las denominadas carnes blancas por su mayor aporte de hierro, y dependiendo del corte, también por su cantidad de grasa saturada, entre otros aspectos. Es una fuente de proteínas de calidad, minerales como el hierro y vitaminas del grupo B. Podría incluirse una vez por semana siempre que elijamos un corte magro fresco o congelado. Este corte, el lomo, es uno de los que tiene un contenido graso más bajo, por lo que podría ser una de esas opciones que comentamos.