« Volver

Tarta de pan con canela y limón

Recetas de pan

Postres y dulces

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

50 min
(266)
Duración
Dificultad
266 Puntuación
Cómo hacer tarta de pan con canela y limón
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 25 min
Tiempo de preparación: 50 min

CÓMO PREPARAR TARTA DE PAN CON CANELA Y LIMÓN:

  1. Para la tarta: vertemos la leche a una olla e incorporamos la piel de limón y la canela. Calentamos hasta que humee y retiramos del fuego. Dejamos infusionar 5 minutos.
  2. Pasado ese tiempo, retiramos la piel del limón y vertemos la leche a un bol amplio. Añadimos el pan duro en porciones y esperamos unos minutos hasta que el pan absorba la leche y se ablande.
  3. Sobre la misma mezcla, añadimos los huevos, el azúcar y trituramos con una batidora hasta obtener una mezcla homogénea y lisa. Vertemos sobre el molde de horno previamente engrasado con aceite de oliva.
  4. Horneamos a 190 ºC durante 25 minutos aproximadamente, enfriamos y desmoldamos con cuidado. Para la decoración: decoramos la superficie de la tarta con canela en polvo espolvoreada y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

El pan forma parte de la gastronomía de muchos países y se le puede sacar mucho partido. Al igual que con las tradicionales torrijas, con el pan que tenemos duro cuando no lo consumimos en el momento podemos hacer recetas como esta tarta. Es una forma de aprovechar esos trozos de pan que nos olvidamos en el cajón o panera, aunque también podríamos trocearlos en raciones individuales y congelarlos si sabemos que no vamos a acabarlo. Este tipo de elaboraciones, que sabemos que son para consumo esporádico, pueden servir como postre para celebraciones

A nivel nutricional, esta es una receta densa a nivel calórico, teniendo al pan como fuente de hidratos de carbono. Podríamos usar dátiles o pasas para evitar añadir una cantidad elevada de azúcar. Si partimos de un pan sin gluten, la receta será apta para personas con celiaquía. Podemos también usar una bebida vegetal para hacer una versión vegana apta para todo el mundo, así como usar una mezcla de harina de garbanzos y agua para sustituir a los huevos.

Información adicional sobre ingrediente destacado:

El pan es uno de los alimentos tradicionales y básicos en Europa, Medio Oriente, India, América y Oceanía. En su elaboración, tradicionalmente usamos una harina de cereal, agua y sal junto con levadura para que tenga una textura esponjosa y tierna, aunque esto depende del tipo de pan que busquemos.

Es un alimento que puede servirnos tanto para acompañar platos principales, como para pequeñas ingestas (desayunos, almuerzo o meriendas) o incluso para ser la base en sándwiches o bocadillos de un plato principal. También puede ser la base de platos de repostería o dulces, como en este ejemplo.

A nivel nutricional, tenemos un alimento energético que aporta principalmente hidratos de carbono complejos. Si usamos un pan elaborado con harina de fuerza, la proporción de gluten y proteína será mayor. Lo ideal es usar una opción 100% integral, aumentando así la proporción de fibra. También podemos usar opciones sin gluten o a base de cereales que no contengan maíz para tener una alternativa apta para personas con celiaquía.