« Volver

Trucha rellena al horno

Recetas de pescados y mariscos

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

40 min
(26)
Duración
Dificultad
26 Puntuación
Cómo hacer trucha rellena al horno
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de preparación: 40 min

CÓMO PREPARAR TRUCHA RELLENA AL HORNO:

  1. Para la trucha rellena: salpimentamos los filetes de trucha porcionados por la parte sin piel y añadimos un poco de tomillo. Disponemos las láminas de jamón serrano sobre 4 de las truchas.
  2. Cortamos el tomate en finas rodajas y lo ponemos sobre el jamón. Por último, colocamos los filetes restantes con la piel hacia arriba, cerrando así las truchas rellenas. Las disponemos en una bandeja con papel de hornear.
  3. Espolvoreamos la superficie con una mezcla de pan rallado, ajo granulado y perejil y horneamos a 190 ºC durante 15 minutos aproximadamente. Pasado el tiempo, reservamos las truchas rellenas en una fuente.
  4. Para la salsa: vertemos el jugo de cocción en una sartén, agregamos la harina fina de maíz y espesamos ligeramente. Servimos la salsa en la base del plato que más nos guste, disponemos la trucha rellena y… ¡a disfrutar!

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

¿Quién dice que no casan en cocina pescados y carnes? En esta receta tenemos una de tantas formas de “mar y montaña”. Este ejemplo sirve para ver diferentes alternativas para rellenar un pescado como la trucha. Es además una receta sencilla, fácil de elaborar y nos permite aprovechar el uso del horno para cocinar para otro día, asar verduras o elaborar otros platos para toda la semana. Una de las formas más útiles de sacarle partido a la cocina cuando no tenemos mucho tiempo o ganas de cocinar.

A nivel nutricional, tenemos una fuente de proteínas tanto en la trucha como en jamón serrano. A la hora de servirla, siempre será mejor acompañarla de una buena ración de verduras, que puede ser asado al horno, o acompañar de una ensalada.
Si usamos para el pan rallado una alternativa que no tenga gluten, y el resto de ingredientes indica que también son exentos, será una opción apta para personas con celiaquía.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

La trucha es un tipo de pez característico de aguas frías y limpias de ríos y lagos, en Norteamérica, el norte de Asia y Europa. También ha sido introducida en Australia, Nueva Zelanda y zonas de Sudamérica. Existen varios tipos de trucha, siendo la trucha marrón y la trucha arcoíris las más conocidas.

En términos nutricionales, es un pescado semigraso, podría decirse que dentro de los pescados azules es el menos graso, aunque la mayor parte es omega 3, una de las llamadas grasas cardiosaludables. Como el resto de pescados, es una fuente de proteínas de alto valor biológico. También es rica en vitaminas como la B3 o la vitamina D. También es una fuente de selenio y fósforo.

En términos culinarios, destaca que el sabor de su carne depende de la dieta que siga la trucha, siendo más sabrosa cuando se alimentan de crustáceos. Aunque dentro de los pescados azules destaca por un sabor más suave, por lo que es muy útil en la cocina, por ejemplo, para introducir sabores más intensos a los más pequeños de la casa. También destaca por ser fácil de limpiar. Se puede cocinar rellena, como en esta receta, a la plancha, horneada o a la brasa. Al igual que el salmón, también puede elaborarse ahumada.