« Volver

Yogur con coulis de arándanos

Postres y dulces

Puntuar Añadir a favoritos

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

990 min
(114)
Duración
Dificultad
114 Puntuación
Cómo hacer yogur con coulis de arándanos
Imprimir  Sugerir

La receta se ha añadido a tus favoritos.

La receta ya había sido añadida a tus favoritos.

Debes habilitar las Cookies para guardar tus favoritos.

Instrucciones

Tiempo de cocción: 730 min
Tiempo de preparación: 990 min

Materiales:

- Yogurtera Silvercrest

CÓMO PREPARAR YOGUR CON COULIS DE ARÁNDANOS:

  1. Para el coulis de arándanos: calentamos en una olla los arándanos con el azúcar y el agua. Desde el momento que empiece a hervir, dejamos cocinar a fuego medio durante 10 minutos.
  2. Lo retiramos del fuego, trituramos y enfriamos repartido en los moldes de yogur. Para los yogures: juntamos la leche con el yogur y mezclamos con una varilla hasta conseguir una textura lisa.
  3. Dividimos la mezcla hasta llenar cada tarrito, los cerramos y colocamos en la yogurtera. Tapamos la yogurtera, y dejamos funcionar durante 12 horas. Pasado este tiempo, enfriamos los vasitos durante otras 4 horas en la nevera.
  4. Para la decoración: antes de servir, decoramos las superficies con un poco de muesli, canela molida, rodajas de plátano, arándanos y… ¡a disfrutar!

CONSEJOS PARA PREPARAR UN YOGUR CON COULIS DE ARÁNDANOS:

  • El coulis es una especie de salsa generalmente de frutas con textura de jarabe o caramelo líquido que se utiliza sobre todo para hacer postres. Esa textura característica de esta elaboración la conseguimos cocinando la fruta con el azúcar hasta que se reduzca y espese.
  • Utilizamos la leche fresca porque al estar menos pasteurizada que la de tetrabrick, tiene más microorganismos vivos y favorece tanto a la formación del yogur como a su valor nutricional.
  • Si utilizamos leches con menos grasa que la entera, tenemos que tener en cuenta que la textura cambiará y será algo más líquida.
  • En este caso no podríamos utilizar bebida vegetal, ya que no se elaboraría de esta manera. Se pueden hacer yogures pero no con este procedimiento.
  • En caso de que hayamos hecho previamente yogures caseros, podemos utilizar uno de los mismos para alimentar las bacterias de nuestros nuevos yogures. Pero no podemos hacerlo eternamente ya que cada vez el porcentaje de bacterias y fermentos es menor.
  • La función de la yogurtera es facilitarnos el proceso de fermentacióm, porque lo que consigue es mantener la mezcla de nuestros yogures a una temperatura constante durante el tiempo necesario que le marquemos. De esta forma podemos olvidarnos de estar continuamente comprobándola.
  • Podemos mantenerlos durante una semana aproximadamente y siempre refrigerados.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

El yogur es uno de lo alimentos más comunes en las neveras de las casas. Siempre se han utilizado por su contenido en calcio, pero son también una buena fuente de proteínas y grasas de calidad. Siempre es mejor tomar una versión natural sin azúcar, al igual que podemos elaborar un pudin de chía mezclándola con agua, y añadirle fruta troceada para sustituir el coulis, manteniendo su textura y evitando así utilizar mucha cantidad de azúcar añadido.

Existen opciones aptas para intolerantes a la lactosa, en esta elaboración bastaría con usar tanto la leche como el yogur sin lactosa. También se pueden consumir y elaborar yogures vegetales a partir de soja o coco, o incluso una mezcla de ambas, aunque el procedimiento sería diferente al de esta elaboración.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

El yogur es un producto lácteo que se obtiene mediante la fermentación de la leche por medio de bacterias. Aunque puede elaborarse a partir de cualquier leche, suele utilizarse la leche de vaca. El sabor característico ligeramente ácido del yogur, proviene de la fermentación de la lactosa. Si sueles utilizar yogures azucarados, al principio puede costar acostumbrarse a este sabor, por lo que podemos endulzarlos con fruta, canela, vainilla o chocolate puro. Si quieres escoger una versión más sana, es más importante atender al contenido de azúcar añadido, y no tanto a si es desnatado o entero.

Se utilizan generalmente como postre, aunque pueden consumir a media mañana, mezclados con frutas y/o frutos secos, o para elaborar salsas de una manera rápida. Los yogures nos aporta proteínas y grasas de calidad. También son una fuente de calcio, aunque es importante tener claro que los lácteos no son imprescindibles para cubrir las necesidades de calcio.