Marca la d¡ferenc!a

Cómo introducir los cereales

Cómo introducir los cereales

Esta es una duda que asalta a todos los papás primerizos. Preguntas relacionadas con el cómo, cuándo y qué tipo de cereales se deben introducir en la alimentación diaria de tu pequeño son muy frecuentes, pero vamos a despejar todas estas dudas en este artículo.

¿Preparado/a?

Las autoridades sanitarias más importantes (como la OMS o la Asociación Española de Pediatría) recomiendan la lactancia materna exclusiva y a demanda hasta los 6 meses o, en su defecto, leche de fórmula adecuada a cada etapa del crecimiento del bebé; y, junto con los alimentos, hasta los 2 años o más.

Así que, hasta esa edad de tu bebé no vas a tener que preocuparte de nada más que no sea darle el pecho o el biberón.

¡Ahora sí! A partir de los 6 meses, la mayoría de los niños ya presentan los síntomas de desarrollo psicomotor que nos indican que es el momento de empezar a introducir la alimentación complementaria de forma progresiva. Ten en cuenta que es un proceso gradual y que durará hasta los 12-18 meses, momento en que el bebé ya comerá con normalidad los denominados alimentos familiares (salvo alguna pequeña excepción).

Aunque el momento exacto puede variar según el desarrollo psicomotor del bebé y el interés que demuestre en probar nuevos gustos y texturas; como decíamos, cuando tu bebé cumple 6 meses, es el momento de empezar con la alimentación complementaria.

¿Y tenemos que empezar a darle los cereales? Hasta hace unos pocos años, lo más común era empezar la alimentación complementaria del bebé con una papilla, generalmente con una papilla para la comida del mediodía hecha de cereales.

En la actualidad, además de las papillas, con algunos niños se lleva a cabo el “Baby Led Weaning (BLW)”, que se traduciría al español como algo así: “alimentación complementaria autorregulada o dirigida por el bebé”.

Tienes que tener en cuenta que la forma en que se introduzcan los nuevos alimentos tendrá que ser adecuada a las necesidades y capacidades del bebé. En algunos niños, las familias prefieren primero darles papillas y, poco a poco, a medida que desarrolle capacidades como masticar/chafar los alimentos o agarrar objetos con las manos, pasar a los alimentos sólidos. En todo caso, te repito que la evolución de cada niño en este aspecto va a ser diferente.

Por lo tanto, puede ser que quieras que los primeros cereales que introduzcas a tu bebé sean en forma de papilla, ya sea preparada con leche materna o con leche de fórmula.

Como te decía, hasta hace unos pocos años, la costumbre era empezar con una papilla de cereales o una papilla de verduras. Posteriormente, se empezaban a incluir las frutas, la carne, etc.

La última evidencia científica nos dice que no hay un orden establecido: lo podemos ver en las últimas recomendaciones de la ESPGHAN que se publicaron a principios del año 2017. A pesar de que durante muchos años, y aún hay casos en los se sigue haciendo, en la consulta del pediatra se daba un calendario fijo de incorporación de alimentos (que además variaba según el centro sanitario y el profesional), ahora se ha visto que no hay una evidencia científica detrás para seguir con este orden.

Pero… ¿Y el gluten?

¡Esa es una pregunta muy habitual! Según la evidencia científica actual, no hay una edad o un momento determinados en los que sea mejor incorporar los alimentos con gluten. Se pueden ofrecer, como el resto de alimentos, a partir de los 6 meses.

Es muy importante que tengas en cuenta que, hasta el primer año de vida, tu bebé es un lactante. La etapa del lactante es aquella que va desde el nacimiento hasta los 12 meses de vida. Esto significa que, hasta el año, la leche materna o artificial debe de seguir formando parte de la alimentación habitual de tu bebé.

Laia Rovira.

Dietista-Nutricionista especializada en Alimentación Infantil.

Colegiada nºCAT000096.