Marca la d¡ferenc!a

Ideas para cocinar con sobras

sobras 1

Un puñado de pasta, unas verduras, un trozo de pan del día anterior: cualquiera tiene algo de esto por casa. Sería una pena tirar esta comida. Usando precisamente esos ingredientes que han sobrado es posible preparar recetas deliciosas para tu familia.

Cocinar con ingredientes que te han sobrado de una receta anterior te da mucha flexibilidad, ya que te permite personalizar la comida a tu gusto. Cuando te sobre algo puedes organizarte para utilizarlo los próximos días o congelarlo para más adelante. ¡Pero todos debemos de disminuir el desperdicio de alimentos en casa!

¡Vamos a ver cómo podemos hacerlo!

 

Dale a la pasta una segunda oportunidad: recetas frías

Te ha vuelto a pasar, has hecho comida de más. Tu familia tenía mucha menos hambre de lo que pensabas y ha sobrado una buena porción de pasta. Pero para mañana ya tenías previsto preparar un escalope con patatas. ¿Qué puedes hacer?

Lo mejor que puedes hacer es congelar la pasta en un táper grande. Guarda la pasta que ha sobrado hasta que llenes el recipiente. Así, ya tienes tu reserva de pasta. Si guardas en un segundo recipiente verdura que te haya sobrado de otra comida ya tienes el segundo ingrediente para hacer una ensalada de pasta. El pimiento, el calabacín, las zanahorias, el brócoli, la coliflor y los puerros son ideales: todo aquello que os guste y (si es posible) que haya sido cocinado a fuego lento. Solo los productos que contienen mucha agua, como los tomates, no toleran bien la congelación y se estropean un poco al descongelarse. Para preparar esta deliciosa ensalada, mezcla la pasta descongelada y las verduras con tu vinagreta preferida. Los ingredientes que necesites los puedes encontrar en tu tienda Lidl más cercana.

¡El pan seco da mucho juego!

¿Cuántas veces se ha ido el pan duro del día anterior a la basura? Pues la verdad es que ese pan tiene mucha utilidad para algunas recetas que pueden arreglarte más de un plato. ¡Toma nota!

Si ya sabes con antelación (cuando todavía está tierno) que hoy te va a sobrar pan, lo mejor es que congeles una parte. Si no lo has pensado y ya está seco, las rebanadas de pan de hace unos días son ideales para preparar deliciosos snacks: Si pones el pan de pueblo en el horno con una mezcla de trozos de tomate, especias y ajo, por ejemplo, podrás conseguir una comida deliciosa. Otra alternativa es hacer unos “paninis” en el horno con los ingredientes que más os gusten en casa. ¡Buenísimos!

Una idea más golosa y para un día puntual que te apetezca es hacer torrijas: Con el pan blanco podemos hacer torrijas. Para ello, hay que mojar las rebanadas de pan en una mezcla de huevo y leche, para posteriormente cocinarlas en la sartén. ¡A los niños les encanta!

Una mezcla de verduras va bien con todo: pescado, queso, jamón...

Con los diferentes vegetales que te hayan ido sobrando puedes preparar un combinado de verduras. Puedes hacerlo, por ejemplo, así: imagínate que tienes en la nevera medio calabacín en taquitos, medio pimiento y tres zanahorias que tenías medio olvidadas; pues bien, en una sartén grande puedes asar las diferentes verduras y preparar entre ellas una mezcla deliciosa. También puedes añadir “restos” de pasta, arroz o patata; o puedes agregar jamón cortado a taquitos o queso rallado, por ejemplo. Si te quedan huevos, puedes batirlos y añadirlos para que se cocinen al final, dándole a la mezcla de verduras forma de tortilla. Todo lo que “te sobre”, a la sartén, a la olla o a la cazuela.

¿Qué te parece? ¿Te atreves a probar? Tengo que confesarte que yo, con las mezclas que a veces he hecho “con lo que tenía en la nevera”, he descubierto grandes recetas. Así que ¡atrévete y no tires nada!

 

Laia Rovira.

Dietista-Nutricionista especializada en Alimentación Infantil.

Colegiada nºCAT000096.