Marca la d¡ferenc!a
2 recetas con calabaza

La receta se añadió a favoritos

Mostrar favoritos

La receta se eliminó de favoritos

Mostrar favoritos

Ha ocurrido un error. Por favor, prueba de nuevo

Olga Navarro
Olga Navarro
Experta en La Cocina de Lidl

Ingredientes

Para los suflés de calabaza y zanahoria

200 g g Calabazas Calabaza
200 g g Zanahorias Zanahoria
60 g g Mantequilla Mantequilla
40 g g Harina de trigo Harina de trigo
12 g g Levadura Levadura
(En polvo)
Sal Sal
2 uds ud Huevos Huevo
(M libre)

Para las croquetas

500 g g Calabazas Calabaza
1 uds ud Cebollas dulces Cebolla dulce
1 dientes diente Ajos Ajo
(Morado)
150 g g Queso Gouda Queso Gouda
Sal Sal
Pimienta Pimienta
(Negra)
2 uds ud Huevos Huevo
(M libres)
Pan rallado Pan rallado
Aceite de oliva Virgen Extra Aceite de oliva Virgen Extra

Para la salsa de pimientos del piquillo

60 g g Pimientos del piquillo Pimiento del piquillo
(En tiras)
100 g g Queso fresco para untar Skyir Queso fresco para untar Skyir
Ajo granulado Ajo granulado
Sal Sal
Pimienta Pimienta
(Negra)

2 recetas con calabaza

Esta receta te gustó

Esta receta no te gustó

Ocurrió un error. Por favor, prueba de nuevo

2:30 h
(54)

Paso a paso

Cómo preparar 2 recetas de calabaza

  1. Para los suflés de calabaza y zanahoria: cortamos y cocemos al vapor la calabaza y las zanahorias. Trituramos la verdura y mezclamos con mantequilla, harina tamizada, levadura, sal y yemas de huevo.
  2. Montamos las claras a punto de nieve y mezclamos con suavidad con el resto de la masa. Introducimos la masa en moldes individuales y los metemos en el horno a 170ºC durante 30 minutos.
  3. Para las croquetas de calabaza y queso: cocemos la calabaza al vapor. En una sartén rehogamos la cebolla y el ajo picados. Añadimos la calabaza y machacamos con un tenedor hasta que quede un puré. Añadimos el queso rallado, sal y pimienta negra y mezclamos.
  4. Cuando enfríe, hacemos bolitas y las pasamos por huevo y pan rallado. Las disponemos en una bandeja de horno, pinceladas con aceite y cocinamos a 200ºC 15 minutos. Para la salsa, trituramos los pimientos, el queso fresco, ajo granulado, sal y pimienta. Servimos y… ¡A disfrutar!

Consejos para preparar 2 recetas de calabaza

- ¡Cuidado! Mientras se hornean los suflés es fundamental no abrir el horno o se podrían bajar y antes de sacarlos debemos dejarlos reposar 20 minutos dentro del horno.

- Debemos evitar llenar demasiado los moldes o durante el horneado se desbordarán al subir. Lo ideal es llenar ¾ del molde y usar siempre recipientes con paredes rectas y altas.

- A la hora de cocinar las croquetas en el horno, les daremos la vuelta a mitad de la cocción y volveremos a pintarlas con un poco de aceite para que el dorado sea uniforme.

- Podemos hacer croquetas de más sin problema porque se pueden congelar perfectamente. Las congelamos extendidas en una bandeja y una vez sólidas las podemos pasar a una bolsa. Cuando queramos comerlas podemos freírlas sin descongelar, directamente las echamos a aceite

Información adicional sobre nutrición

Que la calabaza es un alimento ideal para infinidad de recetas es un hecho que cada día está más contrastado. Ha llegado para quedarse, y la podemos usar en infinidad de platos. Aquí tenemos dos grandes ejemplos: usarlas para un suflé y para hacer croquetas. Una de sus ventajas es su textura carnosa, que puede servir también para incluirla en postres, ayudando a sustituir harinas en recetas como bizcochos o galletas, dándoles un toque dulce y consiguiendo también poder reducir el azúcar añadido.

A nivel nutricional, en estas elaboraciones, tenemos hidratos de carbono, por parte de la harina de trigo del suflé el pan rallado de las croquetas, y la parte que nos aporta la calabaza, que, aunque sean azúcares simples, al estar unidos a la matriz del producto, no nos debe preocupar. También tenemos proteínas por parte de los huevos y los distintos tipos de queso.

Siempre que incluyamos una buena ración de verduras, podemos usar tanto las croquetas como el suflé para una comida principal. No olvidemos que, para las croquetas, siempre será mejor hornearlas que freírlas.

Podemos usar harinas sin gluten, así como mirar el resto de etiquetas para confirmar que no tengan trazas de gluten, para tener una receta apta para personas con celiaquía.

Podríamos usar harina de garbanzo y agua para sustituir los huevos, así como algún queso vegano o tofu silken o sedoso para sustituir los distintos tipos de queso.

Información nutricional sobre el producto destacado:

La calabaza es una baya de carcasa dura. De ella existen variedades diferentes según la zona del mundo. En Latinoamérica se utiliza el término zapallo para referirse a alguna de esas variedades. En España, mayoritariamente se cultivan en Canarias, Andalucía, Murcia, Valencia y Cataluña. Es de esos ingredientes que nos va perfectos en cualquier tipo de elaboración, hay vida más allá de usarla en Halloween.

En la cocina, podemos aprovechar casi todo de la calabaza, tanto la parte interior, las semillas. También podemos usar su cáscara dura para decoración, y no sólo en Halloween.

Su interior carnoso sirve tanto para dar una textura más cremosa en cremas o salsas, como para formar parte de la base en pasteles o bizcochos. Su sabor dulce sirve para no añadirle azúcares. También la podemos utilizar hervida, en guisos, o como en esta receta hornearlas.

A nivel nutricional destaca su aporte en vitamina C y E y vitaminas del grupo B, así como en betacarotenos o antioxidantes como el licopeno. También aporta minerales como fósforo, magnesio o hierro, entre otros.

Información nutricional

Grasas34,88 g Carbohidratos35,2 g Proteínas23,67 g kCal531