Marca la d¡ferenc!a
3 cremas frías

La receta se añadió a favoritos

Mostrar favoritos

La receta se eliminó de favoritos

Mostrar favoritos

Ha ocurrido un error. Por favor, prueba de nuevo

Amanda Franco
Amanda Franco
Experta en recetas veganas en La Cocina de Lidl

Ingredientes

Para la crema de tomate y albahaca

10 ml ml Aceite de oliva Virgen Extra Aceite de oliva Virgen Extra
1 uds ud Dientes de ajo Diente de ajo
(morado )
1 uds ud Cebollas Cebolla
6 uds ud Tomates Tomate
(pera)
Albahaca Albahaca
Pimienta Pimienta
Sal Sal
Tomates cherry Tomate cherry

Para la crema de espinacas y curry

2 Patatas Patata
50 g g Espinaca baby Espinaca baby
1 Pepinos Pepino
Apios Apio
Curry Curry
Sal Sal

Para la crema de coliflor y remolacha

150 g g Coliflor Coliflor
150 g g Remolachas Remolacha
Romero Romero
Comino Comino
Ajo granulado Ajo granulado
Sal Sal
90 ml ml Yogur de Soja Yogur de Soja
Mix de semillas Mix de semillas

3 cremas frías

Esta receta te gustó

Esta receta no te gustó

Ocurrió un error. Por favor, prueba de nuevo

2:00 h
(45)

Paso a paso

Cómo preparar 3 cremas frías

  1. Para la crema de tomate y albahaca: doramos el ajo en láminas y la cebolla en tiras con un poco de aceite. Añadimos el tomate en porciones, albahaca, pimienta y sal y rehogamos. Incorporamos agua, trituramos y emplatamos decorando con un hilo de aceite. Reservamos en frío.
  2. Hacemos dos incisiones en la base de los cherrys y los escaldamos en una olla con agua. Sacamos en agua con hielo y los pelamos con una puntilla. Montamos en palos de brocheta y los disponemos sobre el plato con la crema de tomate.
  3. Para la crema de espinacas y curry: pelamos ycocemos la patata durante 30 minutos aproximadamente. Trituramos junto con las espinacas, un pepino pelado, apio, curry y sal. Disponemos en el plato que más nos guste y decoramos con láminas de pepino y hojas de espinaca.
  4. Para la crema de remolacha y coliflor: cocemos la coliflor en porciones durante 20 minutos aproximadamente. Trituramos junto a la remolacha, romero, comino, ajo y sal y disponemos en el plato que más nos guste. Decoramos con un hilo de yogur de soja, mix de semillas y… ¡listas para disfrutar!

Consejos para preparar 3 cremas frías:

  • Si no nos gusta encontrarnos pedazos en las cremas o sopas, podemos colarlas para asegurarnos una textura más fina, ya que nos pueden quedar pequeñas porciones de verdura, pepitas de tomate o pieles, por ejemplo. Además, para ajustar la textura que más nos guste, podemos ir añadiendo agua al gusto (de cocción en el caso de las cremas de coliflor y de espinacas) cuando trituremos las cremas.
  • Como se acerca el buen tiempo, estas cremas son ideales para refrescarse de manera saludable. Pero si el tiempo no acompaña y nos apetece consumirlas más calentitas, podríamos hacerlo también de esta manera sin problema. Para ello, añadiríamos los toppings después de calentar las cremas.
  • Escaldamos los tomates con una pequeña incisión en la base para que nos resulte más sencillo pelarlos, ya que de esta forma la piel se desprende mucho más fácil. Podemos usar este truco para cualquier variedad de tomate. En este caso hemos horneado los cherrys para darles un toque especial, pero si lo preferimos, o no disponemos de mucho tiempo, podemos preparar la brocheta con los tomatitos frescos pelados o sin pelar.
  • Hemos escogido estas combinaciones de verduras porque nos encanta esta explosión de sabor y colores, pero no hay nada más divertido que probar todas las combinaciones que se nos ocurran. Existen montones de frutas y verduras con las que jugar y preparar platos súper nutritivos y deliciosos.

Información adicional sobre nutrición:

Información nutricional sobre el tomate:

Se acerca el verano y con él, la temporada de esta fruta. El tomate aunque no tengamos costumbre de tomarlo como postre, es una fruta de la familia de las Solanáceas.

Por su alto contenido en agua tiene muy baja densidad calórica (18kcal/100g), destaca por su elevado aporte de vitamina C y licopeno (responsable del característico color rojo) y su gran poder antioxidante.

En comparación con otras frutas y hortalizas tiene poca fibra, pero las semillas, la pulpa y la piel son suficientes para favorecer el tránsito intestinal.

El uso que le podemos dar en cocida es muy variado, desde cremas, salmorejos o gazpacho, ensaladas, bocadillos, guisado, plancha…

Para conservarlo es preferible a temperatura ambiente y protegido de la luz.

Información nutricional sobre la espinaca:

Al igual que la mayoría de las verduras destacamos su baja densidad calórica, nos referimos a que en cantidades grandes nos aporta pocas calorías, en el caso de esta maravillosa verdura, tan solo 18 kcal por 100 gramos.

A pesar de ser poco calórica, la espinaca destaca por su gran contenido en micronutrientes. Es una gran fuente de hierro y además aporta vitamina C, lo que hace que el hierro se absorba con mayor efectividad. Minerales como el calcio, magnesio y potasio están presentes en cantidades considerables en esta verdura.

Vitaminas como la C ya mencionada, vitaminas del grupo B (sobre todo el ácido fólico) y la vitamina K son las que destacan.

Información nutricional sobre la remolacha:

Una hortaliza que a pesar de posibles rumores, tan solo nos aporta 43 kcal por 100 gramos.

Lo que solemos comer es la raíz de este vegetal o tubérculo (ya que crece bajo tierra), pero sepáis que las hojas también son comestibles.

Azucarera, forrajera o la roja son las variedades más utilizadas de la remolacha. En nuestra cultura, la más usada es la roja. Su sabor dulce y terroso la caracteriza.

Es rica en fibra, baja en grasas y destaca por su gran concentración de vitaminas y minerales. Tiene un alto contenido en hierro y vitamina C, por lo que es un alimento muy recomendable en casos de anemia.

Como dato curioso, gracias a su pigmentación, la remolacha es utilizada en industria no alimentaria también, para la elaboración de coloretes, pintalabios y otros cosméticos.

Información nutricional

Grasas8,3 g Carbohidratos25,4 g Proteínas10 g kCal240