Lasaña de pesto y ricotta

Olga Navarro
Olga Navarro
Lasaña de pesto y ricotta image
Dificultad Fácil
Preparación 20 min
Cocción 20 min

Ingredientes

6 raciones
    • 20   ml aceite de oliva
    • 5   g molino de especias
    • 100   g queso parmesano
    • 250   ml bechamel
    • 250   g mozzarella de búfala
    • 120   g pesto
    • 300   g queso ricotta
    • 250   g láminas de lasaña

Preparación

    Cómo preparar Lasaña de pesto y ricotta:
  1. Cortamos la mozzarella de búfala en láminas finas y rallamos el queso parmesano. Reservamos. Pincelamos la base de una fuente de horno con aceite de oliva y disponemos de unas láminas de lasaña.

  2. Extendemos sobre la masa una capa de ricota, un poco de pesto y unas láminas de mozzarella. Completamos con una capa de salsa bechamel y disponemos láminas de lasaña.

  3. Repetimos el proceso hasta llegar a 3 capas de relleno. Sobre la última capa de pasta, cubrimos con más cantidad de salsa bechamel y espolvoreamos con el queso parmesano rallado.

  4. Horneamos durante 20 minutos a 180ºC hasta que el queso se gratine. Retiramos del horno y dejamos reposar durante 5 minutos. Para darle el toque final decoramos con el mix de hierbas por encima y… ¡a disfrutar!

  5. Consejos para preparar una lasaña de pesto y ricotta:

    En el caso de que nos sobre la lasaña, para recalentarla y quede igual de buena la clave es tener un poco de salsa bechamel para salsearla de nuevo, espolvorear con un poco de queso parmesano y hornear hasta que gratine nuevamente.

    Es muy recomendable dejar reposar la lasaña una vez que la retiramos del horno, debido a que permite que al momento de cortar mantenga mejor su forma.

    Si quisiéramos hacer una versión diferente de esta receta, podemos formar canelones enrollando las láminas de pasta, rellenando con ricota, pesto y mozzarella. Terminamos con la salsa bechamel y queso parmesano para gratinar.

    Esta receta es muy versátil y nos permite agregar ingredientes al relleno para hacerla más a nuestro gusto, como salsa de tomate, embutidos, frutos secos picados o cualquier otro ingrediente que nos apetezca.

    Información adicional sobre nutrición:

    La lasaña es uno de esos platos sencillos, que nos permiten elaborar una receta para varios días y aprovechar el uso del horno para hacer grandes cantidades o cocinar otros alimentos o platos. Esto es una estrategia ideal para adelantar parte del trabajo y aprovechar el tiempo en la cocina, sobre todo para aquellas personas que no les guste demasiado.

    Tenemos una receta densa a nivel calórico, que nos aporta hidratos de carbono por parte de las pastas de lasaña. También podemos, si querremos reducir la densidad calórica, utilizar láminas de verduras en lugar de la pasta de lasaña.

    También tenemos un aporte proteico por parte de los tres tipos de quesos. También aportan, junto con el aceite de oliva, grasas saludables.

    Podríamos usar utilizar una bechamel de origen vegetal, junto con algún queso vegano y/o tofu para tener una receta vegana. Si utilizamos láminas de pasta sin gluten, tendríamos también una receta apta para personas con celiaquía.

    Información adicional sobre el ingrediente destacado:

    La lasaña es un plato clásico de la gastronomía italiana. Se suele elaborar con pasta de lasaña, aunque son cada vez más utilizadas las verduras en láminas. En el relleno, es tradicional utilizar carne picada junto con verduras y salsa de tomate. Aquí, tenemos una receta diferente, en la que el ingrediente principal es el queso.

    Utilizamos 3 tipos de queso, aunque el mayoritario es la ricota de búfala. La principal característica de este tipo de queso, es que se consigue tras fermentar y cocer el suero de leche. Es por ello que tiene un sabor suave y una textura granulosa.

    Al igual que el resto de quesos, el requesón o ricota aporta proteínas de alto valor biológico. También es rico en vitaminas del grupo B, destacando sobre todo la B12. En cuanto a los minerales, destacamos el aporte de calcio. Es importante reseñar que los lácteos no son imprescindibles para cubrir los requerimientos de calcio de ninguna persona, ni tan si quiera en la infancia, aunque si son una forma más de poder hacerlo.

    Una ventaja con respecto a otros tipos de queso, es que su contenido en grasas saturadas es más bajo, por lo que podríamos consumirlo con mucha más regularidad.

Información nutricional

kCal 733
Grasas (g) 40.4
Carbohidratos (g) 41.1
Proteínas (g) 27.9