Marca la d¡ferenc!a
Tabla de antipasti
Recetas con productos Italiamo

La receta se añadió a favoritos

Mostrar favoritos

La receta se eliminó de favoritos

Mostrar favoritos

Ha ocurrido un error. Por favor, prueba de nuevo

Anna Terés
Anna Terés
Experta en La Cocina de Lidl

Ingredientes

Para la piadina con salami

300 g g Piadina Piadina
100 g g salami salami
150 g g Mozzarella de Búfala Mozzarella de Búfala
Orégano Orégano

Para la tabla de antipasti

1 uds ud Pizza Pizza
(con crema de espárragos )
1 uds ud Pizza Pizza
(prosciutto e mozzarella)
130 g g Jamón Jamón
(prosciutto)
100 g g Tomates cherry Tomate cherry
(rama )
100 g g Queso Queso
(provoleta ahumada )
150 g g Queso Queso
(Parmigiano Reggiano)
80 g g Queso Queso
(mascarpone e gorgonzola)
200 g g Mozzarella de Búfala Mozzarella de Búfala
Aceite de oliva Virgen Extra Aceite de oliva Virgen Extra
200 g g salami salami
(D.O.P.)
30 g g Panecillos Panecillo
(grissini de cebolla )
20 g g Tomates Tomate
(seco )
70 g g Uvas Uva
(blanca )

Para los dulces

20 g g Galletas Galleta
(cantuccini)
30 g g Galletas Galleta
(fior di neve)
15 g g Galletas Galleta
(fior di cacao)
40 g g Galleta Amaretti Galleta Amaretti
150 g g Croissant Croissant
(rellenos de chocolate)
50 g g Chocolate Chocolate
(praline )

Tabla de antipasti

Esta receta te gustó

Esta receta no te gustó

Ocurrió un error. Por favor, prueba de nuevo

1:05 h
(41)

Paso a paso

Cómo preparar una tabla de antipasti

  1. Para la piadina: disponemos salami, mozzarella en rodajas y orégano sobre la superficie de una piadina previamente calentada en microondas o sartén. Tapamos con otra piadina, cerramos y cortamos porciones en forma de triángulo.
  2. Para la tabla de antipasti: Sobre una tabla de madera, colocamos las piadinas junto con varias porciones de pizza con crema de espárragos a 220º durante 8 minutos y de pizza de prosciutto a 200º durante 13 minutos aproximadamente. Decoramos con cherrys.
  3. En otra tabla, repartimos el prosciutto, los quesos provoleta, parmiggiano en lascas, mascarpone e gorgonzola. Disponemos una mozzarela pintada con aceite, salami y terminamos con grissinis, tomate seco, tomates cherry y uvas, rellenando huecos.
  4. Para la tabla de dulces: disponemos los dulces en una tablita de madera de manera ordenada, incluyendo los cantuccini, fior di neve, fior di cacao, amaretti, cornetti y los chocolates de praliné. ¡Y ya están listas nuestras tablas para disfrutar!

Consejos para preparar una tabla de antipasti

  • A la hora de montar una tabla de aperitivos, ya sean quesos, dulces, embutidos…, es recomendable ir colocando cada elemento de mayor a menor tamaño. De esta forma resulta más sencillo aprovechar bien el espacio y realizar una composición más equilibrada.
  • Para servir los quesos en su punto óptimo es recomendable sacarlos unas horas antes de la nevera para atemperar.
  • Podemos realizar la composición siguiendo el esquema que más atractivo nos resulte. Como por ejemplo, buscando simetría por colores o tamaños, o jugando con la versatilidad de los productos y mezclando formas, tamaños y sabores.
  • Incluyendo frutas o verduras como los tomatitos cherrys o las uvas, aportamos frescura a la tabla y nos sirve para limpiar la boca entre elemento y elemento de la tabla.

Información adicional sobre nutrición

El antipasti es un tipo de entrante o aperitivo clásico de la gastronomía italiana que puede utilizarse con elaboraciones frías o calientes. En este caso, tenemos tanto opciones de entrante, cómo platos principales y postre, para tener una opción de comida de picoteo o para compartir.

A nivel nutricional, existe un aporte de muchas opciones de proteínas, alternando distintos tipos de quesos, así como diferentes embutidos clásicos de Italia. Es importante que tengamos presente que las carnes procesadas no son para un consumo frecuente. También tenemos hidratos de carbono, tanto en las pizzas cómo en la piadina. Tendríamos que añadir una ración de verduras para tener una comida completa y más saludable.

Podemos usar harinas de maiz o arroz, o harinas certificadas sin gluten para que sean recetas aptas para persona con celiaquía, aunque no olvidemos que hay que revisar las etiquetas para que no usemos ingredientes que puedan contener trazas de gluten.

Podríamos hacer una versión vegana, sustituyendo los distintos tipos de queso por opciones veganas hechas a partir de frutos secos. Existen una gran variedad de opciones que puede sustituir tanto quesos frescos, curados o quesos para gratinar, aunque no siempre son las mejores opciones a nivel nutricional. También podemos usar tofu sedoso y soja texturizada para la elaboración de las pizzas.

Si queremos terminar de mejorar la comida, se puede añadir fruta junto con los tipos de postre para reducir la cantidad de esos productos.

Información adicional sobre el producto destacado:

En esta receta, tenemos una presentación muy clásica de platos tradicionales de la gastronomía italiana. Tenemos entrantes clásicos, pizzas y postres. Sólo nos faltaría incluir algún plato de pasta para tener casi todas las variedades más conocidas.

Podemos destacar dos grupos de alimentos en esta receta, los embutidos y los quesos. Sabemos que las carnes procesadas no son para un consumo frecuente, por lo que no se deberían de utilizar frecuentemente. En cuanto a los quesos, si se pueden incluir con mayor frecuencia, aunque esto dependerá de la curación y elaboración del producto, que puede aumentar el contenido en grasas y sal de la porción.

En cuanto al prosciutto, el speck y el salami, aportan principalmente proteínas de calidad. También aportan vitaminas como B6 o B12, E A y D. Son productos procesados, con un contenido alto en sal y grasas, por lo que es mejor usar raciones no muy grandes. Los distintos tipos de quesos también aportan una fuente de proteínas saludables, pero cada uno tiene una composición distinta al tener diferentes tiempos de curación. Los quesos frescos o con mayor contenido en agua, como la mozzarella, tiene un contenido menor en grasa y sal que el resto. A medida que aumenta su curación, pasando por el mascarpone, el provolone o provoleta y hasta el parmigiano, esa cantidad de grasa y sal aumenta, por lo que son alternativas para consumir en porciones menores. También son fuentes de calcio o magnesio. También aportan vitaminas como B9, B12 y vitamina A.