Tarta de sandía

Natalia Sala
Natalia Sala
Tarta de sandía image
Dificultad Fácil
Preparación 35 min
Cocción 15 min

Ingredientes

10 raciones
  • Para la base de la tarta:

    • 200   g galletas maría dorada
    • 60   g mantequilla sin sal
  • Para la mousse de sandía:

    • 500   g sandias
    • 500   g nata para montar
    • 4   uds claras de huevo
    • 20   ml zumo de limón
    • 100   g azúcar
    • 5   hojas gelatina
  • Para la decoración:

    • 120   g sandias
    •   menta

Preparación

    Cómo preparar una tarta de sandía:
  1. Para la base de la tarta, comenzamos triturando las galletas y las integramos con la mantequilla fundida. Colocamos en la base de un molde con papel de horno presionando la superficie para que quede bien compacta y reservamos en frío.

  2. Para la mousse de sandía, hidratamos las láminas de gelatina en un bol con agua fría durante 5 minutos. Mientras tanto batimos la nata bien fría hasta montar y reservamos en frío.

  3. En un cazo, colocamos la sandía, triturada y sin pepitas, junto con el azúcar y el zumo de limón. Cuando el puré de sandía hierva añadimos las hojas de gelatina bien escurridas y removemos hasta que se disuelvan. Dejamos templar la mezcla a temperatura ambiente y añadimos la nata montada con suaves movimientos envolventes.

  4. Montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la mezcla poco a poco. Vertemos la mousse en el molde sobre la base de galleta y lo dejamos en la nevera durante al menos 6 horas para que cuaje. Desmoldamos la tarta, decoramos con las bolitas de sandía antes de servir y… ¡a disfrutar!

  5. Consejos para preparar una tarta de sandía:

    La clave para la tarta está en dejar cuajar correctamente la mousse en la nevera durante unas 6 horas, aunque es ideal hacerla de un día al otro. Esto permite que la gelatina posea una mejor consistencia y mantenga la forma intacta.

    Otra forma de presentar esta mousse de sandía, sería colocarla en recipientes individuales (como vasos o cuencos), donde podemos optar por retirar la gelatina y la base de galleta para hacerla más liviana y simplificar la receta.

    Es posible realizar la tarta con un día de antelación, aunque si es muy recomendable decorarla previo a servirla, de manera que las bolitas de sandía se mantengan frescas y no humedezcan la superficie de la tarta.

    Si quisiéramos ponernos creativos es posible hacer la base de la tarta con galletas de chocolate o la que sea de nuestra preferencia. También podemos decorar la tarta con copetes de nata montada.

    Información adicional sobre nutrición:

    Las tartas son uno de los productos típicos para celebraciones, y aquí tenemos una versión diferente, en la que utilizamos una fruta como ingrediente principal.

    La sandía, en sí misma, no aporta un macronutriente concreto, ya que es mayoritariamente agua. Pero eso no quiere decir que la receta no aporte calorías, todo lo contrario. Es una receta, como la mayoría de postres, densa a nivel calórico, teniendo un aporte de hidratos de carbono por parte de las galletas. Estás, también aportarán azúcares añadidos que deberíamos evitar, sobre todo si vamos a añadir azúcar en la receta. También tenemos grasas de calidad por parte de la nata y la mantequilla, que aumentan dicha denisdad calórico. También tenemos proteína por parte de las claras de huevo y en menor medida la gelatina.

    Cómo vemos, son recetas calóricas, que podemos consumir en porciones pequeñas, en situaciones de celebración. Si su consumo va a ser esporádico, no nos tiene que preocupar en exceso que no sea la mejor elección nutricional, aunque sería interesante reducir todo lo posible el azúcar añadido a la receta.

    Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

    El ingrediente principal de esta receta es la sandía. Esta fruta, también es conocida como melón de agua, acendría o sindria. Podemos destacar su uso en cocina, que va más lejos de lo que podemos imaginar. Puede usarse para granizados, helados o tartas como en esta receta, pero también se puede marinar, añadir a platos como cremas frías, e incluso cocinarla a la plancha. Se ha popularizado su uso como un posible sustituto en textura a la carne a la plancha, ya que su textura fibrosa, si retiramos el agua y marinamos, puede ser parecida al cocinarla a la plancha.

    A nivel nutricional, está compuesta mayoritariamente por agua. Podemos destacar un aporte muy bajo de hidratos de carbono, con una porción pequeña de fibra. Es fuente de vitamina C, vitamina E, así como betacarotenos o provitamina A.

Información nutricional

kCal 382
Grasas (g) 25.6
Carbohidratos (g) 32.9
Proteínas (g) 5.1