Marca la d¡ferenc!a
Vasitos de chocolate blanco y skyr de arándanos

La receta se añadió a favoritos

Mostrar favoritos

La receta se eliminó de favoritos

Mostrar favoritos

Ha ocurrido un error. Por favor, prueba de nuevo

Olga Navarro
Olga Navarro
Experta en La Cocina de Lidl

Ingredientes

Para el coulis de frambuesa

200 g g Frambuesas congeladas Frambuesa congelada
1 Limas Lima
5 g g Azúcar avainillado Azúcar avainillado

Para los vasitos de chocolate blanco y skyr de arándanos

12 g g Preparado para cuajada Preparado para cuajada
100 ml ml Leche Leche
(Semi desnatada)
200 g g Chocolate blanco Chocolate blanco
(Para fundir)
300 g g Skyr Skyr
(Natural)
300 g g Skyr Skyr
(De arándanos)

Para la decoración

Frambuesas Frambuesa
Arándanos Arándano
Chocolate blanco Chocolate blanco

Vasitos de chocolate blanco y skyr de arándanos

Esta receta te gustó

Esta receta no te gustó

Ocurrió un error. Por favor, prueba de nuevo

4:30 h
(253)

Paso a paso

Cómo preparar vasitos de chocolate blanco y skyr de arándanos

1.Para el coulis de frambuesa: En una olla disponemos las frambuesas congeladas con el zumo de lima y azúcar avainillado y dejamos reducir durante unos minutos. Colamos y reservamos hasta que enfríe.

2. Para los vasitos de chocolate blanco y skyr: diluimos el preparado para cuajada en un cazo con la leche y llevamos a ebullición. Vamos añadiendo el chocolate sin dejar de remover hasta que se funda y se mezcle el conjunto. Dejamos enfriar ligeramente.

3. Mezclamos con el skyr y disponemos en los vasitos que más nos gusten. Dejamos reposar en la nevera en una posición de 45º durante 4 horas, o hasta que cuaje. Sobre los vasitos ya listos, disponemos el skyr de arándanos y reservamos.

4. Para la decoración: disponemos el coulis reservado sobre la superficie de los vasitos, decoramos con frambuesas, arándanos y chocolate blanco rallado y…¡ya está listo para disfrutar!

Consejos para preparar vasitos de chocolate blanco y skyr de arándanos

  • Para que nuestros vasitos cuajen, es importante que el preparado de leche y cuajada llegue a ebullición y que posteriormente lo enfriemos bien en la nevera.
  • Se trata de una receta muy versátil ya que cambiando algún ingrediente podemos darle un toque totalmente diferente, utilizando chocolate negro en vez de blanco, o sustituyendo la fruta por otra como puede ser plátano o mango.
  • Si no disponemos de mucho tiempo, podemos enfriar los vasitos en el congelador en vez de en la nevera y reduciremos el tiempo de cuajado.
  • Podemos emplatar este postre en los vasitos que más nos gusten, pero si utilizamos un recipiente de cristal o algún material transparente la presentación será más vistosa ya que podremos apreciar las capas de la elaboración y los colores de la misma.

Información adicional sobre nutrición

Cuando queremos impresionar a familiares o amistades en una comida y cena, suele ser frecuente guardarnos el plato estrella para el postre. Suelen ser elaboraciones muy sabrosas, fáciles de elaborar y que no necesitan ser un chef experto para conseguir presentaciones llamativas. Aquí tenemos dos opciones perfectas para eso.

No podemos olvidar que son elaboraciones densas a nivel nutricional, que tienen una cantidad elevada de azúcar añadido, sobre todo aportadas por el azúcar presente en el chocolate blanco. Tienen la ventaja de poder servirse en raciones individuales por lo que podemos disfrutar de un agradable sabor de manera esporádica, sin excedernos demasiado en cuanto a calorías. Se podría sustituir el chocolate blanco, por chocolate puro para mejorar el perfil de la receta.

En principio, si ningún producto tiene o puede contener trazas de gluten, es una receta apta para personas con celiaquía. Podemos usar un skyr vegano, elaborados a base de coco y soja, así como usar una bebida vegetal en lugar de la leche para tener una receta apta para personas veganas. También es importante revisar que el chocolate también sea vegano.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

El skyr es un derivado lácteo de origen islandés que está teniendo muy buena acogida en los diferentes lineales del supermercado.

Está a medio camino entre los quesos frescos y los yogures, debido a que para su elaboración se añaden tanto bacterias lácticas (tal y como sucede con el yogur), pero también cuajo (muy típico en los quesos). El resultado final es una especie de queso fresco, pero que se suele tomar a cucharadas, como un yogur. Eso sí, el resultado final suele ser menos ácido y más suave.

Uno de los motivos por lo que tiene tanta popularidad es porque es una muy buena fuente de proteínas de calidad, sin presentar tanta grasa como los quesos, ya que muchas veces se fabrica a partir de leche desnatada o semidesnatada.

Eso lo hace especialmente interesante para personas que quiera aumentar la ingesta de proteínas de su alimentación, sin necesariamente aumentar el aporte de kcalorías.

En una preparación como la de estos vasitos, estaría dando un extra de proteínas, algo que no es muy común en postres o para tomar entre horas.

Información nutricional

Grasas19,32 g Carbohidratos48,91 g Proteínas21,21 g kCal447