Marca la d¡ferenc!a
2 recetas de aprovechamiento

La receta se añadió a favoritos

Mostrar favoritos

La receta se eliminó de favoritos

Mostrar favoritos

Ha ocurrido un error. Por favor, prueba de nuevo

María Albero
María Albero
Experta en La Cocina de Lidl

Ingredientes

Para la frittata de boniato y cebolla asados

150 g g Batatas Batata
(Asado)
150 g g Cebollas Cebolla
(Asada)
6 uds ud Huevos Huevo
250 ml ml Nata Nata
(Para cocinar)
Aceite de oliva Virgen Extra Aceite de oliva Virgen Extra
0,5 dientes diente Ajos Ajo
300 g g Espinacas Espinaca
20 g g Piñones Piñón
(Al natural)
Orégano Orégano
Pimienta Pimienta
(Negra)
Sal Sal
100 g g Queso Feta Queso Feta

Para la crema de boniato, zanahoria y patata

150 Batatas Batata
(Asados)
150 g g Cebollas Cebolla
(Asada)
150 g g Zanahorias Zanahoria
150 g g Patatas Patata
Cúrcuma molida Cúrcuma molida
Jengibre Jengibre
(Molido)
Sal Sal
200 ml ml Queso fresco Queso fresco
Aceite de oliva Virgen Extra Aceite de oliva Virgen Extra
Pimienta Pimienta
(Negra)

2 recetas de aprovechamiento

Esta receta te gustó

Esta receta no te gustó

Ocurrió un error. Por favor, prueba de nuevo

1:15 h
(33)

Paso a paso

Cómo preparar frittata de boniato y cebolla asados

  1. Para la frittata de boniato y cebolla asados: En un bol grande cascamos los huevos y los batimos junto a la nata para cocinar. Añadimos el boniato y la cebolla asados cortado en trozos medianos, sal, pimienta y orégano.
  2. En una sartén apta para horno, rehoga un diente de ajo picado y espinacas. Añade la mezcla de huevo y remueve rápidamente. Reparte sobre el huevo trozos de queso feta y termina con unos piñones. Mete en el horno 12 minutos a 180ºC.

Cómo preparar crema de boniato, zanahoria y patata

3. Para la crema de boniato, zanahoria y patata: en una olla ponemos a cocer desde frío la patata y la zanahoria troceadas hasta que estén tiernas. Colamos y añadimos a un vaso batidor con parte del agua de cocción.

4. Al vaso batidor añadimos el boniato y cebolla asados, cúrcuma, jengibre, sal, queso fresco quark, un chorro de aceite de oliva y pimienta negra. Trituramos hasta conseguir una textura homogénea y muy cremosa.

Consejos para preparar las dos recetas de aprovechamiento

- Si no disponemos de sartén apta para horno, la frittata se puede hacer sin problemas en la sartén como una tortilla española. Una vez que la base y los lados de la tortilla estén bien cocinados podemos darle la vuelta o colocar la tapa.

- Podemos mezclar el huevo con el resto de ingredientes cocinados en un bol y cocinarlo todo en una fuente de horno o incluso en cazuelitas individuales.

- Para darle aún más sabor a la crema de boniato, podemos añadir caldo de verdura en pastilla.

- Podemos decorar nuestra crema y darle un toque crujiente muy especial añadiendo por encima una vez servida algún topping como por ejemplo garbanzos crujientes al horno, chips de coco o picatostes.

Información adicional sobre nutrición

Una de las formas más sencilla de no tirar comida es buscar aprovechar partes de platos para crear nuevos. Esto, que se puede unir al conocido batch cooking, o simplemente ir improvisando y cocinar más cantidad de alimentos para combinarlos en futuros platos.

En esta combinación de recetas, usamos un ingrediente como el boniato, para aprovechar en otra comida. Tenemos ciertos alimentos como las patatas, boniatos o verduras en general, que se pueden usar de distintas formas y dar lugar a nuevos platos, como en este caso que partimos del boniato y la cebolla para hacer una crema.

A nivel nutricional, ambas recetas tienen un aporte denso a nivel calórico, teniendo tanto boniato como patata como fuentes de hidratos de carbono. En ambos casos, tenemos una buena ración de verduras. En cuanto a las proteínas, en el primer plato tenemos los huevos como fuente de proteína de calidad. En la crema, aunque añadimos una ración de queso, puede no ser cantidad suficiente, por lo que podría ser un primero, acompañado de un plato principal que si contenga una fuente de proteína junto con algunas verduras. También podríamos añadirle sobre la crema alguna proteína, como huevos duros picados o garbanzos crujientes horneados.

En principio, ambas son recetas aptas para personas con celiaquía ya que no contienen alimentos con gluten, aunque deberíamos revisar como siempre las etiquetas para asegurarnos.

Para tener recetas veganas, podríamos usar harina de garbanzo y agua para sustituir los huevos y la nata en la frittata. También podríamos usar aquafaba, el caldo de los botes de garbanzos, para añadir y tener esa misma textura. Esto nos sirve para ambas recetas.

Información sobre el ingrediente destacado:

El boniato o batata, también llamada patata dulce, pertenece a la familia de los tubérculos. Existen muchas variedades, la más conocida es el boniato de color naranja, aunque empieza a verse en nuestros supermercados la versión morada. Es un alimento muy versátil en la cocina, que nos permite usarlo tanto en guisos y horneado o al microondas.

Tiene una textura más jugosa y un sabor más dulce que la patata, lo que nos permite usarlo para cremas, bizcochos o elaboraciones parecidas. Esto nos puede venir muy bien para reducir el azúcar que añadimos a estas recetas, mejorándolas un poco. Podemos usarla cocida y horneada, ya que es una buena opción saciante para alternar y no utilizar siempre pastas y cereales.

A nivel nutricional, a parte de ser una fuente de hidratos de carbono, también aportan vitaminas como C y A, así como minerales como el magnesio, calcio y potasio. Destacar también que, si las hervimos o guisamos y las dejamos enfriar, obtenemos un almidón resistente, que ayuda a nuestra microbiota y sirve como un prebiótico. Tras dejarlas enfriar, podemos calentarlas para consumirlas cuando queramos

Información nutricional

Grasas47,98 g Carbohidratos46,85 g Proteínas24,51 g kCal752