Marca la d¡ferenc!a
Fabas con mejillones

La receta se añadió a favoritos

Mostrar favoritos

La receta se eliminó de favoritos

Mostrar favoritos

Ha ocurrido un error. Por favor, prueba de nuevo

Receta Gallega
Receta Gallega
Receta con productos típicos de Galicia

Ingredientes

1000 g g Mejillones Mejillón
(Fresco)
400 g g Fabas Fabas
Aceite de oliva Virgen Extra Aceite de oliva Virgen Extra
1 uds ud Dientes de ajo Diente de ajo
1 uds ud Cebollas Cebolla
(Gallega)
2 uds ud Zanahorias Zanahoria
0,5 uds ud Pimientos rojos Pimiento rojo
0,5 uds ud Pimientos verdes Pimiento verde
2 hojas hoja Hojas de laurel Hoja de laurel
Sal Sal
pimentón dulce pimentón dulce

Fabas con mejillones

Esta receta te gustó

Esta receta no te gustó

Ocurrió un error. Por favor, prueba de nuevo

1:40 h
(112)

Paso a paso

Cómo preparar fabas con mejillones

  1. En una olla amplia con tapa colocamos los mejillones frescos y añadimos medio vaso de agua. Tapamos y dejamos que se cocinen al vapor durante unos minutos hasta que se abran. Reservamos el agua de cocción.
  2. Ponemos a remojar las fabas en un recipiente con agua. Picamos el ajo, la cebolla, el pimiento verde y el pimiento rojo y rehogamos todo en una cazuela con un chorro de aceite de oliva.
  3. Añadimos a continuación las fabas hidratadas, el caldo de cocción de los mejillones y el laurel y cocemos hasta que las fabas estén tiernas.
  4. Por último añadimos a la cazuela los mejillones, pimentón dulce y sal. Removemos unos minutos y emplatamos.

Información adicional sobre nutrición

En nuestra gastronomía, hay platos tradicionales de una región pero muy conocidos en todas, y las fabes o fabas con mejillones es uno de esos clásicos. Es un plato denso a nivel calórico, uno de esos platos que también llamamos coloquialmente“de cuchara”. Este tipo de guisos tienen la ventaja de poder cocinar grandes cantidades para varios días, ya que se pueden guardar en la nevera o congelar sí se va a comer dentro de varios días. Además, son platos que suelen apetecer y vienen muy bien enépocas invernales, aunque para nada es un plato que se consuma sólo en invierno.

Las fabas aportan una ración de hidratos de carbono así como una fuente de proteínas de calidad, junto con los mejillones. El plato se completa con una ración interesante de verduras y un pequeño aporte de grasas de calidad por parte del aceite de oliva. Podemos tener una ración individual no muy grande, acompañada de una ración de verduras, por ejemplo, una ensalada de primero, para tener un plato principal completo.

En este plato, no tenemos ningún ingrediente que contenga gluten, y al ser todo materias primas, las personas con celiaquía no deberían tener ningún problema. Aunque como siempre decimos, mejor revisar si los ingredientes con etiqueta pueden contener trazas de gluten. En este caso nos puede pasar con las especias, ingrediente al que se le suele prestar poca atención en este aspecto.

Podríamos usar tofu para sustituir a los mejillones. Si lo envolvemos en algas, o las añadimos al guiso, mantendrá ese sabor salado característico. Aunque en este caso, ya hemos comentado que las fabas aportan una ración de proteínas de calidad, por lo que si únicamente quitáramos los mejillones, seguiríamos teniendo un plato apto para personas vegana así como completo a nivel nutricional.

Información nutricional sobre el producto destacado:

Aunque existen diferentes tipos de variedades dentro de este tipo de legumbres, la faba asturiana es una variedad de judía, también llamadas habas o alubias, con indicación geográfica protegida. Esta legumbre, da nombre al clásico guiso asturiano, la fabada. Suele cocinarse con carnes como la morcilla, el cerdo y el chorizo, aunque la faba se puede cocinar con otros ingredientes como en este caso, con mejillones. Esta versión es más común de la gastronomía gallega.

También podemos usar las alubias o fabas en otras elaboraciones, como en ensaladas, triturarlas para espesar cremas o incluso servir de base para hacer hamburguesas veganas.

A nivel nutricional, la faba, al igual que la gran mayoría de legumbres, son una fuente de proteínas de calidad y completa, por lo que son una elección ideal para cubrir dichos requerimientos.

También tienen una porción de hidratos de carbono, así como vitaminas del grupo B, C y minerales como potasio, sodio o hierro. También nos aportan una cantidad interesante de fibra. Como vemos, es una opción muy interesante, además de económica, para incluir proteínas de calidad dentro de una alimentación variada.

Información nutricional

Grasas13,65 g Carbohidratos76,52 g Proteínas53,38 g kCal645