Marca la d¡ferenc!a
Lasaña fría con salmón

La receta se añadió a favoritos

Mostrar favoritos

La receta se eliminó de favoritos

Mostrar favoritos

Ha ocurrido un error. Por favor, prueba de nuevo

Montes Ortiz
Montes Ortiz
Experta en La Cocina de Lidl

Ingredientes

Para las láminas

Sal Sal
4 Láminas de lasaña Lámina de lasaña
(de huevo)

Para el relleno

0,25 Lechuga iceberg Lechuga iceberg
1 Cebolletas Cebolleta
225 g g Surimi Surimi
(palitos de mar)
200 g g Salmón ahumado Salmón ahumado
100 g g Queso Feta Queso Feta
1 Aguacates Aguacate
Sal Sal
Zumo de lima Zumo de lima
(1 lima)

Para la decoración

Rúcula Rúcula
Aceite de oliva Virgen Extra Aceite de oliva Virgen Extra

Lasaña fría con salmón

Esta receta te gustó

Esta receta no te gustó

Ocurrió un error. Por favor, prueba de nuevo

55 min
(226)

Paso a paso

Cómo preparar Lasaña Fría con Salmón

  1. Para las láminas de lasaña: calentamos el agua con la sal en una olla y en cuanto empiece a hervir añadimos las láminas de lasaña. Cocinamos durante 10 minutos, enfriamos en un bol de agua fría. Escurrimos y reservamos estiradas en una fuente.
  2. Para el relleno: añadimos la lechuga, la cebolleta, los palitos de mar, el salmón y el queso feta picados finamente a un bol.
  3. Trituramos el aguacate y lo agregamos a la mezcla anterior junto con la sal y el zumo de lima. Mezclamos hasta obtener un conjunto homogéneo.
  4. En el plato que más nos guste, disponemos una lámina de lasaña y añadimos relleno. Montamos el plato intercalando láminas y relleno hasta tener tres pisos. Decoramos con rúcula y un hilo de aceite y… ¡ya está listo para disfrutar!

Consejos

  • Para que no se peguen las láminas de lasaña podemos añadir un poco de aceite en la olla e incluso remover de vez en cuando, con mucho cuidado de que no se rompan.
  • Si queremos hacer esta receta vegetariana, podemos suprimir los palitos de mar y el salmón o incluso sustituirlos por otro ingrediente como el tofu o hummus, por ejemplo.
  • También le podemos dar un toque diferente a esta receta si en vez de servirla en formato de lasaña enrollamos las láminas con el relleno para formar canelones.
  • Se trata de una receta muy versátil ya que podemos hacer el relleno de lo que más nos guste. Por ejemplo de gambas, pulpo, atún o cualquier otro ingrediente que nos apetezca

Información adicional sobre nutrición

Llega el buen tiempo, y apetecen platos rápidos y fresquitos. Aquí tenemos una lasaña fría que se prepara rápido y podemos guardar porciones para otro día. Tenemos un plato principal sencillo y completo, con fuentes de hidratos en la pasta de lasaña, así como una proteína de calidad como es el salmón o el queso tipo feta.

Aunque es una receta que, sí incorpora verduras, sería ideal acompañar de una cantidad mayor para tener un plato completo bien proporcionado y saludable. Podríamos acompañar de una ensalada, crema fría o gazpacho, por ejemplo.

Si queremos tener una receta apta para personas con celiaquía, deberíamos usar pasta de lasaña sin gluten, así como revisar que el resto de ingredientes no puedan contener trazas. También podríamos usar verduras en su lugar, como tiras de calabacín o berenjena, así conseguimos no incluir un alimento que contenga gluten.

También podemos usar tofu marinado, así como soja texturizada y/o humus para tener una receta apta para personas veganas.

Ingrediente destacado: La lasaña es uno de los platos más conocidos de la gastronomía italiana. En esta elaboración, se usan láminas de pasta fina en capas, rellenas generalmente de carne, salsa boloñesa y recubierta de bechamel.

Aquí tenemos una receta diferente, una lasaña fría, con ingredientes totalmente distintos a los clásicos. El ingrediente principal que usamos en ella es el salmón ahumado.

El salmón es uno de los pescados azules más utilizados en España. Es una fuente de proteínas de calidad, así como de grasas cardiosaludables, vitaminas del grupo B, D y Ay minerales cómo el magnesio o yodo.

En la cocina, es un pescado muy versátil que nos permite incorporarlo en muchas elaboraciones, desde hacerlos al horno, en guisos, ensaladas o incluso crudo como en un tartar o en sushi. Si usamos una opción ahumada, como la de esta receta, conseguimos un mayor tiempo de conservación, así como un sabor más intenso.

Información nutricional

Grasas20,3 g Carbohidratos18,78 g Proteínas21,96 g kCal338