Marca la d¡ferenc!a
Pasta fresca alla puttanesca
Recetas con productos Italiamo

La receta se añadió a favoritos

Mostrar favoritos

La receta se eliminó de favoritos

Mostrar favoritos

Ha ocurrido un error. Por favor, prueba de nuevo

Ingredientes

500 g g Pasta Pasta
(fresca rellena)
10 uds ud Tomates Tomate
(pera)
6 uds ud Dientes de ajo Diente de ajo
(morado)
2 uds ud Guindillas Guindilla
100 g g Anchoas en aceite Anchoa en aceite
30 g g Aceitunas negras Aceituna negra
20 g g Alcaparras Alcaparra
3 g g Molino de especias Molino de especias
2 g g Orégano Orégano
10 g g Queso parmesano Queso parmesano
15 ml ml Aceite de oliva Virgen Extra Aceite de oliva Virgen Extra

Pasta fresca alla puttanesca

Esta receta te gustó

Esta receta no te gustó

Ocurrió un error. Por favor, prueba de nuevo

45 min
(70)

Paso a paso

Cómo preparar Pasta fresca alla puttanesca:

  1. Para la salsa puttanesca: en una sartén ponemos tres cucharadas de aceite de oliva y los ajos laminados. Cuando los ajos empiecen a dorarse, añadimos los tomates pera rallados retirando la piel.
  2. Pasados cinco minutos añadimos las alcaparras, las aceitunas cortadas a la mitad y las guindillas en rodajas. Cuando la salsa consiga la densidad deseada, apagamos el fuego y añadimos las anchoas en porciones. Removemos y reservamos.
  3. Para la pasta rellena: cocemos la pasta en agua con sal durante 3 minutos. Cuando esté lista, la escurrimos ligeramente y la incorporamos a la sartén con la salsa. Mezclamos bien para integrar todos los ingredientes.
  4. Servimos en platos espolvoreando orégano fresco picado y lascas de parmesano al gusto y… ¡ya está listo para disfrutar!

Información adicional sobre nutrición:

Dentro de las distintas formas de cocinar la pasta, existen unos clásicos, y la pasta a la puttanesca es uno de esos clásicos. A nivel nutricional, tenemos un plato denso a nivel calórico, que, aunque tenga verduras en su elaboración, sería interesante acompañar con una ración mayor para tener una comida completa y equilibrada. Podríamos tener una ensalada de primero, o acompañar este plato con algunas verduras cocinadas.

Tenemos una fuente de hidratos de carbono por parte de la pasta y, en función del relleno, también podría aportar algún tipo de proteína. Sería ideal usar una pasta integral, para aumentar el contenido en fibra de este plato. También nos podemos decantar por una pasta a base de harinas sin gluten, como arroz o maíz, o bien que esté certificada sin gluten. Así tendríamos una receta apta para personas con celiaquía. Aunque es importante revisar las etiquetas de los ingredientes, así como tener mucho cuidado con los utensilios de cocina para evitar una contaminación cruzada.

El aporte principal de proteínas en este plato es por parte de las anchoas, así como del queso. Podríamos usar algún queso vegano, así como tofu sedoso para tener una receta vegana. Para conseguir el sabor intenso y algo salado de las anchoas, podemos usar algas, salsa de soja o miso.

Información nutricional sobre el ingrediente destacado:

La pasta fresca rellena es una de las elaboraciones clásicas de la gastronomía italiana, aunque también existen recetas de pasta rellena en cocinas como la japonesa o china. Podemos tener infinidad de rellenos distintos, desde los clásicos a base de distintos tipos de carnes, pasando por los que llevan queso, pudiendo ir acompañado de berenjena o espinacas, hasta las que van rellenas de setas. En cuanto a los quesos, se suele utilizar ricotta en su relleno.

Sin contar las propiedades nutricionales de los distintos tipos de relleno, destacamos que el ingrediente principal de la pasta es la harina, generalmente de trigo. La única diferencia entre la pasta fresca y la que encontramos en casa, es que esta segunda se seca para que pueda durar más tiempo en la despensa, ya que la pasta fresca nos aguantará unos días, aunque al envasarla al vacío, alargamos un poco la vida útil.

A nivel nutricional, es un alimento energético, que aporta hidratos de carbono complejos. Siempre es mejor una versión integral, que aumenta la ración de fibra del plato. En la actualidad, es cada vez más común tener alternativas sin gluten, aptas para personas con celiaquía, con un sabor y textura similares.

Si se cocina ‘al dente’ podemos conseguir que la absorción de los hidratos de carbono sea algo más lenta, y que el plato no tenga tanto impacto en nuestro organismo.

Información nutricional

Grasas29,1 g Carbohidratos84,6 g Proteínas34,5 g kCal470